Por qué no delegas

Parte de tus funciones como empresario o responsable de cualquier tipo con personal a su cargo, consiste en lograr que se realice el trabajo de la manera más eficiente y rentable para tu empresa o departamento.

Por ello, delegar es una de las acciones más importantes que puede hacer cualquier responsable que quiera mejorar su efectividad y de paso la productividad de su empresa.

La pregunta natural que me surge tras esta afirmación, es por qué entonces, las personas con responsabilidad delegamos tan poco. Pues aunque podríamos pensar que es porque no saben realmente qué es delegar, yo pienso que es por otros motivos y es lo que veremos un poco más adelante.

 

Qué es delegar

Delegar es la acción de repartir tareas a subordinados, empleados, compañeros, jefes, proveedores, etc., para que realicen funciones que no tienes porqué realizar tú necesariamente y que gracias a ello podrías mejorar tu productividad.

Muchas personas creen que delegar es dejar de hacer su trabajo, pero la realidad es que delegar forma parte de sus trabajos. Y en concreto, al delegar se quitarían de encima esas tareas -unas rutinarias y otras no- que por las circunstancias de las mismas, no es imprescindible que las realicen ellos y que perfectamente podría realizar otra persona.

Por lo tanto, es totalmente contraproducente que tú dediques parte de tu tiempo a realizar tareas que perfectamente podría desempeñar cualquier otra persona, y que te están restando tiempo para acometer tareas más importantes y que sólo puedes realizar tú.

Así que hoy no voy a explicarte cómo se debe delegar eficazmente, que eso lo dejo para otra ocasión. Hoy voy a contarte cuáles son los motivos más habituales por los que las personas con poder y personal a su cargo no delegan.

 

Los motivos más habituales para no delegar

A continuación te voy a exponer cuáles son las razones más habituales por las que no se delega. Y aunque las que te cuento no son todas, sí que son las que más fácilmente nos podemos encontrar.

No se delega por EGO

Yo opino que, para ocupar un puesto de responsabilidad, hay que tener un importante nivel de ego. Sin embargo, es verdad que no siempre lo utilizamos en nuestro favor y en lugar de ayudarnos nos perjudica.

Este mal uso de nuestro ego, nos lleva en ocasiones a creer que somos imprescindibles y que lo que nosotros hacemos, lo hacemos de maravilla y que difícilmente otros podrían llegar al mismo nivel de perfección de resultados que el que logramos nosotros mismos.

MANTENERSE ORGANIZADO ES UNA DE LAS CLAVES DEL ÉXITO


Suscríbete ahora y recibe totalmente GRATIS mi ebook: "Cómo organizarte para hacer crecer tu empresa"

Esta es la razón por la que muchas veces mantenemos esa desacertada afirmación de: “si quiero que se haga bien, tengo que hacerlo yo mismo”.

Y preferimos utilizar nuestro tiempo en ejecutar nosotros mismos la tarea, antes que tener que asumir la responsabilidad de que aquel en quien pudiésemos delegar la función, no la realizase según los parámetros de excelencia que consideremos para cada caso.

No se delega por DESCONFIANZA

En muchas ocasiones no confiamos en que, las personas que trabajan con nosotros, cumplan con la profesionalidad necesaria para acometer determinadas tareas. Ya sea por desconocimiento de los procesos, porque van saturados en sus trabajos habituales, o porque directamente no nos termina de gustar cómo asumen sus funciones.

Esto nos lleva a que si queremos que la tarea en cuestión cumpla con unos parámetros concretos y esté lista para cuando nosotros determinamos, acabemos por hacerla nosotros mismos.

No se delega por una PERCEPCIÓN ERRÓNEA DEL COSTE

Es evidente que, si la persona en quien pensamos en delegar, no está formada para ello -o eso creemos-, difícilmente podrá ofrecernos un resultado satisfactorio.

Esto nos conduce a pensar que nos va a salir mucho más rentable hacerlo nosotros mismos que tener que perder el tiempo en enseñarles, pues hacerlo tampoco nos asegura un satisfactorio resultado. Al menos, no las primeras veces.

Así que decidimos asumir nosotros la tarea, lo que provoca que no podamos dedicar ese tiempo a otras cosas más importantes y encima, cuando vuelva a surgir una tarea parecida también habremos de volver a acometerla nosotros porque nadie sabe hacerla.

“Cada vez que tú haces una tarea que perfectamente podría realizar alguien con una categoría laboral inferior a la tuya, estás perdiendo dinero”

No se delega por MIEDO

Otro de los motivos por lo que algunos no delegan, es por el miedo que da que otros sean capaces de mejorar los resultados que tan bien te salían a ti.

Te hace perder protagonismo y encima es posible que te superen o incluso puedas llegar a perder tu puesto de trabajo.

Esta razón es la que desemboca con más posibilidades en que acabes haciendo muchas más horas de las que en principio deberías dedicar a tu trabajo, y encima es posible que, al no dedicar tu tiempo a lo que de verdad es importante de tu puesto de trabajo, termines siendo despedido pero por los malos resultados.

 

Conclusiones

Delegar sí o sí te aportará más beneficios que problemas. Te libera de funciones y tareas rutinarias, te ayuda a realizar tu trabajo de una manera más eficiente y sobre todo puedes dedicar tu tiempo a las cosas que de verdad son importantes.

Además, si piensas en el coste por hora de tus subordinados y lo comparas con el tuyo, llegarás a la conclusión de que muchas de las tareas que realizas te están saliendo muy caras en comparación a cómo resultarían si las ejecutase otra persona.

Y si no tienes esas personas, quizá el problema esté en que a la hora de designar a tu equipo, no lo hicieses pensando en tener junto a ti a los más adecuados para lograr tus objetivos. A no ser, claro está, que tus objetivos fueran que tú acabases siendo el centro de atención y quien se llevase todos los aplausos.

Y hasta aquí la entrada de hoy. En una próxima entrada, te contaré cómo se debe delegar para que resulte eficaz y tú no pierdas el control.

Si consideras que la información que te aporto es interesante y podría ayudar a otras personas, échame una mano y compártela en tus redes sociales.

Y te invito también, a que me dejes un comentario y me cuentes si tú eres de los que no delega y por qué.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: