4 formas de aumentar la facturación de tu empresa

4 formas de aumentar la facturación de tu empresa

Hoy no te voy a contar nada que no sepas. De hecho, si tú eres de esos que cree que ya lo sabe todo, puedes dejar de leer en este mismo instante, porque como mucho sólo te servirá como entretenimiento.

Hoy me voy a limitar simplemente a recordarte que si quieres vivir bien de tu negocio, no tienes más remedio que aumentar la facturación de tu empresa, que es algo que como empresario deberías estar haciendo constantemente, pero que se suele olvidar con mucha facilidad.

Aunque bueno, ya que me pongo, pues también te daré algunos consejos para que lo consigas.

 

 

Si no aumentas la facturación puede que fracases

Supongo que sabes, o por lo menos que te lo imaginas, que una de las principales causas por las que fracasan las empresas es básicamente porque no son capaces de vender todo lo que necesitan.

Y es que, muchos de los propietarios de esas empresas, y también la inmensa mayoría de los autónomos, están tan enfrascados en la parte técnica del día a día de sus negocios, que de alguna manera se olvidan de ese detalle tan importante.

Que aunque casi todas esas tareas a las que dedican su tiempo sí que les sirven para fidelizar a los clientes gracias a la calidad del trabajo realizado, desde luego no les sirven para crecer.

Y como sabes, la empresa que no está creciendo constantemente, lo que está haciendo es decrecer, porque mantenerse siempre en el mismo punto es prácticamente imposible.

La cuestión es que sea como sea, para que una empresa sobreviva primero y crezca después, es imprescindible que la parte del aumento de la facturación sea una constante en la mente de cualquier empresario.

 

4 formas de aumentar la facturación

Por eso, y con la intención de que lo tengas bien presente, hoy voy a recordarte cuáles son las 4 principales formas de hacer que tu empresa facture más, ya sea enfocándote en ellas una a una, o lo que yo más te recomiendo, que es trabajándolas todas a la vez.

Y digo recordarte, porque como te indiqué al principio, en realidad no te voy a contar nada que tú ya no sepas, o al menos que deberías saber.

 

Deja de trabajar en tu empresa como un empleado más

Así pues, vamos con la primera de estas formas, que suele ser la más cuesta de implementar, pero que sin ella da igual cuánto aprietes en las otras tres que te voy a mencionar, porque no serás capaz de sacarles todo el partido que podrías.

Y me estoy refiriendo a que tú, como propietario de tu negocio, te tienes que dedicar en exclusiva a la gestión y la estrategia de tu empresa y dejes de trabajar en ella como si fueras un empleado más, porque si el barco no tiene capitán es complicado que los marineros sean eficientes.

Que ya sé que quizá estés tú solo porque acabas de empezar o porque no has logrado que tu empresa crezca lo suficiente y por eso no tengas más remedio que ser tú quien ejecute también las tareas técnicas.

Pero al menos debes tener la mentalidad necesaria para entender que eso que haces no forma parte de tus funciones y que estás trabajando para dejar de hacerlo cuanto antes.

 

Consigue más clientes

La segunda forma de hacer que tu empresa facture más es, evidentemente, consiguiendo más clientes.

Que aunque es la forma más utilizada por la mayoría de las empresas, como verás después no es la única, ni tampoco necesariamente la mejor siempre.

Y en cuanto a esto, y en función de las características de tu empresa, has de entender que los clientes tienen dos modos básicos de comprar lo que comercializas.

O bien te conocen porque has logrado hacerte un nombre o porque tienes una propuesta lo suficientemente estimulante como para que quieran ir por su cuenta hasta donde tú estás.

O bien, te conozcan o no, y tengas o no una buena propuesta, el único medio que tienes para lograr que te compren es yendo tú a buscarlos para explicarles las maravillas que puedes hacer por ellos.

Así pues, y según sean estas circunstancias, algunas formas posibles para conseguir que nuevos clientes te elijan a ti antes que a tu competencia podrían ser:

Por un lado, mejorando la visibilidad del negocio. Es decir, invirtiendo en imagen corporativa, en una web clara y cómoda para los clientes, en una mejor ubicación de tu local, en la imagen de las instalaciones y de los empleados, y en definitiva, en cualquier cosa que haga que tu negocio sea más visible y apetecible para los clientes potenciales.

Porque si estos no te encuentran, no les resultas atractivo, o pasas demasiado desapercibido, da igual cuántas otras cosas hagas bien, porque te resultará muy difícil vender más.

Por otro lado, otra cosa que deberías hacer es aumentar las acciones de marketing y promoción, porque cuanto más activo a nivel de marketing y más acciones realices, más posibilidades tendrás de que los clientes te conozcan y quieran comprarte.

Así que planifica una estrategia inteligente y un calendario de acciones y haz más y más campañas.

Crea promociones innovadoras, llama a los clientes, envíales más emails, visítalos más, o lo que sea que tengas que hacer para que sepan qué es lo que ofreces y cómo lo ofreces.

A parte de esto, es fundamental que la capacitación de tus equipos comerciales y las tuyas propias sean las mejores que te puedas permitir.

Por lo que no escatimes en formación en técnicas de venta y también de producto, para que no sólo sean capaces de llegar mejor a los clientes, sino que, además, sean mucho más efectivos en los cierres.

Pero no sólo es importante que sean grandes profesionales de la venta, sino que, además, es importante que los involucres y se sientan motivados para con tu empresa.

Por lo que también tienes que crear atractivos y motivantes planes retributivos y fomentar el que empujen junto a ti para llegar más lejos.

Porque ya sabes el dicho aquel que dice que si quieres ir rápido ve tu sólo, pero que si quieres llegar lejos, lo inteligente es que vayas acompañado.

Y para terminar este punto, no podemos olvidar la importancia que tiene que tengas la más potente propuesta de valor que te puedas permitir y que te diferencie de la competencia y que facilite a los clientes el elegirte a ti.

Además, evidentemente, de que te enfoques al 100% en tu cliente objetivo y te olvides de todos los demás, por muy atractivos que puedan parecerte.

Porque muy en contra de lo que se cree popularmente, dirigirte sólo a una parte de los clientes y no a todo el conjunto, hará que vender te resulte más fácil, aunque solamente sea porque estás especializado en ellos.

Que si aún no tienes bien definido tu cliente, te dejo por aquí un artículo en el que te explico paso a paso cómo debes hacerlo.

 

Logra que los clientes que ya tienes te compren más

La tercera forma de hacer que tu empresa facture más, es logrando que los clientes que ya tienes en cartera te compren más de lo que lo están haciendo.

Porque sólo con basarnos en lo que dicen los estudios al respecto de que venderle a un cliente nuevo tiene un coste para tu empresa 5 veces mayor que venderle a uno que ya trabaja contigo, pues ya supone una más que motivante razón para dedicar parte de tu estrategia de facturación y crecimiento a este método.

Para ello, algunas de las cosas que podrías hacer son:
Por un lado, mejorar la fidelización para que, en principio, no pierdas los clientes que tienes. Porque con lo que cuesta captarlos, no es plan de que por dejadez o por cualquier otra cosa se pierdan.

Así que créate una lista de las posibles tácticas que podrías implementar, como las típicas de tarjetas de puntos, las visitas de cortesía y seguimiento, los descuentos sorpresa, y por supuesto, simplezas tan importantes como llamar al cliente por su nombre.

Otra cosa que podrías hacer, es añadir a tu portfolio de productos o servicios, otros nuevos que sirvieran para apoyar los que ya tienes y que por regla general tus clientes están adquiriendo en otros proveedores.

Promueve los descuentos por compras mayores, como el tres por dos y cosas así y, por supuesto no te olvides de que el trabajo de vender es vuestro y no del cliente, y por eso, tanto tú como tu personal, ocupen el puesto que ocupen, debéis estar enfocados a la venta y atender siempre a los clientes con carácter de ayuda, promoviendo la compra cruzada de productos o servicios.

Como del estilo de que si te compran un teléfono móvil les ofrezcáis una funda, o si te compra clavos les ofrezcáis el martillo.

 

Sube los precios

Y la cuarta y última forma que te voy a recordar hoy para que aumentes la facturación de tu empresa, es la tan temida subida de los precios.

Algo que para muchos es prácticamente una locura, pero que hay varias razones por las que al menos tú no deberías verlo así.

Y no deberías verlo así, principalmente porque las personas, de manera general, no compramos según el precio que marcan los productos o los servicios, sino que lo hacemos en función, sobre todo, de cuánto valor tienen para nosotros.

Porque supongo que estarás de acuerdo conmigo en que las cosas caras no sólo las compran aquellos que tienen más dinero, ni las cosas baratas las compran sólo aquellos que son más pobres.

Pues si no, no habrían jovenzuelos con iPhones de 1000€ o más, ni millonarios con un reloj Swatch en la muñeca.

Y es que, no es una cuestión de lo grande que sea el bolsillo, sino de la mentalidad que se tenga con respecto al dinero.

Por eso no puedes promocionar tu empresa diciendo que eres el mejor, si después tienes los precios más baratos del mercado, o simplemente estás en la media.

Porque la impresión que da a los clientes que no se paran a descubrir más detalles, es eso de que precio bajo es igual a baratija o mala calidad, o pensamientos como el de que lo barato sale caro.

Además, subir los precios, no solo te permite ganar más dinero con el mismo esfuerzo y costes, sino que encima, te permite poder ofrecer descuentos, que aunque a ti no te guste, a los clientes sí que les encanta que se los hagan.

Aunque claro, también has de tener en cuenta que no puedes subir los precios así porque sí, porque vas a tener que defender ante los clientes por qué eso que vendes tiene ese valor.

Que esa incapacidad es la que suele tener más peso a la hora de querer marcar precios bajos.

No porque no puedas venderlo más caro, sino porque no tienes fundamentos de peso en los que basarte que te den seguridad y te quiten el miedo a perder la venta por culpa del precio.

Así que, para solucionar esto, hazte una lista lo más grande que puedas de cuáles son las bondades y los beneficios de aquello que vendes, y verás cómo así te resulta más fácil hacerlo.

Y si aún así no te sientes del todo bien, siempre puedes crear un servicio o producto premium, otorgándole beneficios extra a lo que vendes a cambio de un precio mayor, y que sea el cliente el que elija.

 

Conclusión

Y ya está, esto es todo lo que quería comentarte hoy para que no te olvides de que tienes que pelear todo el tiempo por hacer que la facturación de tu empresa sea cada vez más alta y así puedas llegar a vivir de ella como te imaginaste cuando la creaste.

Y ya que estoy con lo de recordar cosas, también me gustaría recordarte que si estás en ese punto en el que te planteas que necesitas ayuda para avanzar con tu empresa, puedes contar conmigo.

Échale un vistazo a las distintas opciones que pongo a tu disposición para ayudarte, entre las que encontrarás la escuela de negocios online, para que te formes a tu ritmo desde tan solo veintinueve euros al mes.

O, si lo que quieres es avanzar más rápido y trabajar mano a mano conmigo, puedes contratar un servicio de mentoría individual y personalizada, con el que te acompañaré en todo el proceso de avance de tu negocio, se encuentre en el punto que se encuentre.

 

Si te ha gustado este artículo y crees que podría servir a otras personas, échame una mano a hacérselo llegar y compártelo en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes qué es lo que más te dificulta a ti aumentar la facturación.

Y si quieres es estar al tanto de todo lo que publico y no perderte nada, suscríbete a mi newsletter más abajo, para que cada vez que lo haga te llegue un aviso.

 

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a la newsletter si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¿Quieres aprender a delegar?

Si la falta de tiempo es la razón por la que no te estás formando todavía, accede SIN NINGÚN COMPROMISO al curso para aprender a delegar

Accede a tu cuenta

Logo Negocios Perfectos azul verde

Aprende a delegar eficazmente

Introduce tu nombre y tu correo para acceder a la lección GRATUITA

¡Quiero apuntarme al taller!

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.