ūüíä C√≥mo afrontar las quejas de los empleados

Yo tenía un administrativo que no paraba de quejarse.

Se quejaba por todo.

Que si la silla era incómoda.
Que si el horario de salida no le permitía llegar a tiempo a su entrenamiento.
Que si el sol que entraba por la ventana no le dejaba ver bien la pantalla del ordenador.
Que si la cafetera no calentaba el agua a tope…

Era muy cansino.


Al principio me venía a mí con el cuento.

Pero yo, que ya tenía suficientes problemas, lo que hacía era darle largas diciéndole que no fuera tan quejica y que se centrara en su trabajo.

Aunque claro, tal y como descubr√≠ m√°s tarde, mi postura no fue la m√°s inteligente, porque este empleado al ver que no le hac√≠a caso dej√≥ de venir a quejarse a m√≠, y empez√≥ a comentar su insatisfacci√≥n con el resto de compa√Īeros.

Y ahí sí que se complicó el tema.

Porque lo que yo pensaba que eran quejas de un tocanarices, se convirtió en casi una revolución en la empresa porque todos secundaban al quejica.

Afortunadamente logré pararlo y reconducirlo a tiempo, pero no antes de que la productividad bajase estrepitosamente y que el ambiente hubiera pasado del buenrrollismo a la incomodidad más absoluta.


Lo que aprendí de este susto es que cuando un empleado se queja hay que escucharlo.

Escucharlo y saber diferenciar cuándo es una queja real que le provoca insatisfacción y cuándo es una queja maliciosa que sólo busca calentar el ambiente.

Porque de no ser así, puede que lo que a ti te parece que está genial se convierta en un infierno.

Y creo que no hace falta que te diga que si tus empleados no están contentos da igual lo bueno que sea lo que vendes, porque dejará de venderse.


As√≠ que si en tu empresa te viene un empleado con una queja, sea la que sea, o descubres que alguno se est√° quejando a sus compa√Īeros, HABLA CON √ČL.

Mételo en el despacho, o llévatelo a tomar un café, y escucha sus argumentos.


Si la queja es maliciosa, que no te tiemble el pulso y despídelo aunque sea tu mejor empleado, porque no sólo no irá a mejor, sino que empeorará.

Y si es otro tipo de queja más productiva, o incluso por desfogue, razónalo e intenta dar solución, o marca un plazo máximo para ello si es que no puedes afrontarlo en ese momento.

Pero ni los ignores, ni te quejes de los que se quejan, porque por mucho que te moleste que algunos sean tan tiquismiquis, al final son tu mayor activo y pueden hundirte el negocio.




Disfruta del día!

Rafael Valero

PD¬†– Hoy no te he contado nada de mi fant√°stico retiro de 15 d√≠as acompa√Īando a mi pareja en sus vacaciones, porque no todo pueden ser d√≠as buenos. Tambi√©n hay d√≠as de playa.

PD¬†– Ma√Īana m√°s.

ūüíä

Recibe GRATIS cada día en tu email una píldora de productividad

Consejos, reflexiones, buenas pr√°cticas y experiencias para mejorar tu empresa

Suscribirse es gratis, y darse de baja es muy f√°cil

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en ActiveCampaign, proveedor de email marketing. ActiveCampaign también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.

Cada día que no estás suscrito es un consejo que te pierdes

Y nunca se sabe en cuál de ellos va a estar esa perla que necesitas y que podría cambiarlo todo

Si quieres compartirlo, da clic en la opción que prefieras

Email
Twitter
LinkedIn
Facebook

Cada día envío una píldora con ideas y estrategias de productividad

Suscríbete para recibirlas

Accede a tu cuenta

¬ŅQuieres saber c√≥mo marcar objetivos que se cumplan?

Desc√°rgate la GU√ćA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso c√≥mo marcarlos y c√≥mo crear el plan de ejecuci√≥n necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea m√°s f√°cil.