Cómo atraer clientes

Cómo atraer clientes
Negocios Perfectos
Cómo atraer clientes
/

¿Te gustaría saber cómo atraer clientes y mejorar las ventas de tu empresa?

Pues sigue leyendo, porque te lo cuento en este artículo.

 

 

 

 

A veces, hasta nos olvidamos de que atraer clientes debe ser una constante en la empresa

Solemos estar tan metidos en la gestión del día a día de nuestras empresas, que muchas veces, y sin darnos cuenta, se nos olvida algo tan obvio como que sin clientes no hay negocio que gestionar.

Y da igual cuáles sean las peculiaridades de tu empresa, o lo bien o mal que ya te esté funcionando todo, porque al final tu empresa solamente va a ser rentable de verdad, si eres capaz de atraer clientes constantemente.

Y es que, una parte importantísima del trabajo de todo empresario consiste, no solo en mantener una base de clientes saludable, sino que también está en nutrir de otros nuevos la cartera existente, porque eso es lo que te ayuda a aumentar las oportunidades de venta y, por supuesto, a cumplir con los objetivos que te hayas marcado a corto y largo plazo.

Sin embargo, está claro que atraer clientes es algo que puede llegar a resultar muy abrumador, sobre todo cuando no paras de probar cosas nuevas y, aún así estos siguen sin llegar.

Así que, para ayudarte a mejorar esta incómoda situación, te voy a contar a continuación una serie de tácticas de atracción de clientes, que aunque es más que probable que ya conozcas la mayoría, estoy seguro de que te ayudará que te las recuerde. 

Porque como te he dicho antes, a veces estamos tan metidos en el día a día, que necesitamos que alguien nos recuerde según qué cosas.

Pues las fórmulas mágicas no existen, y no cabe duda de que buena parte de nuestro éxito depende de la constancia que apliquemos.

 

Tácticas para atraer clientes

Define bien tu cliente objetivo

Y en primer lugar, y aunque quizá sea una obviedad, la táctica más importante para poder atraer clientes, es la de tener perfectamente definido cuál es ese cliente al que quieres atraer

Básicamente, porque si sabes a quién quieres ir a buscar, podrás enfocarte más fácilmente hacia donde esté, y, por lo tanto, las comunicaciones y el resto de acciones que hagas, podrán ser más claras y entendibles.

Porque supongo que ya te habrás dado cuenta, de que te sirve de muy poco atraer cientos y cientos de clientes si éstos no te van a comprar. 

Sin contar con la enorme pérdida de tiempo y esfuerzo que eso te supone.

Así que, si ya lo tienes definido revisa que sea exactamente al que mejor puedes ayudar con los servicios o productos que comercializas.

Y si no lo tienes definido, para el mundo y ponte a ello, porque hasta que no lo hagas, cualquier acción que realices para atraer clientes será infructuosa.

 

Ten una inmejorable imagen de marca

Otra táctica importantísima que deberías tener bien presente si quieres atraer cuantos más clientes mejor, es la de que tu presencia visual en el mercado sea inmejorable.

Es decir, que procures que tu imagen de marca sea la más adecuada según el tipo de cliente al que te diriges, y además, que represente lo mejor posible el tipo de servicio o producto que comercializas. 

Y esta táctica es importante, no sólo porque representa a tu empresa, sino que, también, porque es de las pocas tácticas que te van a ayudar a atraer clientes sin que para ello debas estar realizando esfuerzos constantemente.

Ahora bien, en este caso, no sólo tienes que limitarte a tener un bonito logotipo y ya está.

Sino que, para que funcione lo mejor posible, has de tener, además, tus locales y vehículos perfectamente rotulados, la documentación y material impreso bien diseñado. 

Y si tu personal utiliza uniforme, que vayan siempre impolutos. 

Porque en lo que tiene que ver con la imagen de una empresa, hasta el más mínimo detalle es importantísimo.

 

Ten presencia en internet

La tercera táctica de la que te voy a hablar, es la de que tengas una presencia activa y bien propuesta en internet. 

Que esta, más que una táctica ya debería ser una obligación.

Porque tal y como está el mercado, especialmente tras los últimos acontecimientos que hemos vivido todos a nivel mundial, está demostrado que el que no está en la red, simplemente no existe.

Y es que, desde hace ya un tiempo, cuando alguien necesita algo, ya no pierde el tiempo en preguntarles a otros o en intentar recordar, sino que directamente se dirige a buscarlo en Google, en Youtube, o en las redes sociales.

Y, por lo tanto, si no estás, lo que en realidad estarás haciendo es perder una oportunidad fantástica de que te tengan en cuenta.

Aunque claro, si lo pensamos, la verdad es que a día de hoy ya no basta con tener una bonita web y ya está, sino que, por el contrario, también deberías tener un blog y una newsletter y, por qué no, un canal en Youtube.

Sin olvidar, por supuesto, el mantenerte activo en las redes sociales, publicando e interactuando con tus posibles seguidores.

Que, en lo que respecta a esto, mi consejo es que te centres sólo en aquellas en las que estén tus clientes potenciales si no quieres perder el tiempo.

Porque de poco te servirá esforzarte por publicar entretenidos vídeos en Tik tok, que es una red social dirigida principalmente a jovenzuelos, si al cliente que te diriges son personas, por ejemplo, de más de 50 años.

 

Haz promociones constantemente

Otra táctica para atraer clientes en la que deberías poner mucho de tu parte porque da muy buenos resultados, es la de utilizar las promociones para llamar la atención.

Entendiendo en este caso, que promoción no tiene por qué significar necesariamente oferta o mejor precio, sino que, simplemente puede implicar sobre qué vas a poner el foco.

Es decir, que de lo que se trata es de que realices acciones como iluminar un producto más que los demás en el escaparate, que des más presencia en la web a un servicio que a otro, o, evidentemente, que apliques descuentos o mayores descuentos a unos artículos que a otros.

Y lo que yo te aconsejo es que crees en tu empresa la costumbre o la periodicidad para tener algo siempre que sea la estrella. 

Porque para poder sacarle todo el partido a la táctica, ésta tiene que aparentar que, o bien es muy especial porque no lo haces nunca, o bien que es algo periódico que van a poder encontrar, por ejemplo, semanal, mensual, o trimestralmente.

Porque de esta manera los clientes potenciales podrán saber lo que esperar, o si lo haces sólo puntualmente, sorprenderse con ello.

 

Haz publicidad inteligentemente

Y siguiendo la línea de esta táctica, nos encontramos con otra que, por lo manida que es, probablemente ni siquiera debería comentarla.

Pero es que como no siempre ofrece los resultados que se esperan, ya sea porque no está basada en algo realmente sólido, porque la propuesta no es lo suficientemente llamativa, o porque el cliente al que se esté dirigiendo esté equivocado, la cuestión es que he pensado que no quería dejar de mencionarla.

Y sí, como supongo que ya te imaginarás, de lo que estoy hablando es de la publicidad.

Que sin querer entrar demasiado en los detalles sobre cómo debes hacerla para que te dé mejores resultados, lo que sí que me gustaría es decirte que, a no ser que tú ya seas una gran empresa o que tengas un gran presupuesto para ello, evites hacer publicidad de marca. 

Es decir, esa en la que no promocionas nada y te limitas a informar al mundo que existes. 

Porque teniendo en cuenta la cantidad de impactos que ha de recibir una persona para que al final retenga tu marca, la inversión que habrías de hacer podría ser desorbitante.

Así que, en lo que tiene que ver con esto, mi consejo es que te centres en aquella publicidad dirigida a promocionar algo cuyos resultados puedas medir muy fácilmente, y dejes la publicidad más estratégica para más adelante. 

 

Utiliza el boca a boca

Otra táctica que funciona muy bien, y que erróneamente muchos empresarios basan en ella prácticamente toda su estrategia de ventas, es la de convertir a los clientes en comerciales tuyos. 

Que dicho así suena como muy fashion, pero que en realidad no es más que el boca a boca de toda la vida.

Y digo que es una estrategia errónea, no porque la táctica sea mala, ni mucho menos, sino porque basarte sólo en ella para captar clientes, es dejar a la suerte las ventas, y eso es algo que ningún empresario se debería de permitir.

En cualquier caso, si tú optas por utilizar esta táctica y quieres que el resultado sea inmejorable, lo que has de hacer es utilizarla de una manera completamente consciente. 

Es decir, que no esperes a que tus clientes te recomienden porque sí, sino que lo provoques tú mismo.

Porque no hay publicidad más potente para una empresa, que el que alguien la recomiende personalmente.

Y para ello, lo que has de tener en cuenta son tres cosas:

Lo primero y fundamental, que el servicio o producto que vendas sea de una calidad excepcional y el cliente reciba más de lo que le prometes.

Lo segundo, que la experiencia de compra que vivan tus clientes sea memorable. Aunque memorable no tiene por qué ser realmente algo inolvidable, sino que basta con que sea mejor que la que ofrezcan tus competidores más directos.

Y lo tercero, que seas tú quien a través de determinadas acciones promuevas que tus clientes quieran recomendarte proactivamente, en lugar de esperar a que simplemente pase.

Como por ejemplo, creando un sistema de afiliados o algo parecido, que haga que los clientes que te recomienden a otros, reciban de tu parte promociones o ventajas especiales.

 

Haz networking activo

Otra táctica muy muy buena, pero que aún así es muy poco utilizada, o se utiliza de forma muy esporádica y sin ninguna estrategia, es el networking

Que es una herramienta muy poderosa que se basa en la conexión entre empresarios dedicados a distintas profesiones o sectores, y que lo que busca es generar la suficiente confianza entre ellos, para referenciarse clientes o contactos.

Y para que funcione realmente bien, lo inteligente es ver al resto de empresarios que formen parte de tu grupo, más como un altavoz de tus productos, que como posibles clientes.

Es decir, que si por ejemplo tú estás en un grupo en el que hay otros 20 o 30 empresarios como tú, en realidad no estás ante 20 o 30 posibles clientes, sino que lo que tienes delante son 20 o 30 comerciales que van a salir a la calle a contarles a sus clientes y amigos lo bueno de lo que ofreces.

Por lo que, a la hora de explicarles a estos empresarios qué es lo que hace tu empresa, has de hacerlo como si estuvieras instruyendo comerciales que han de saber explicarlo después, en lugar de hacerlo como si fuera alguien a quien le quieres vender.

Y de esta forma, lo que consigues es, sin apenas esfuerzo, un montón de clientes potenciales interesados de verdad en lo que ofreces, porque vienen recomendados por alguien que te conoce.

Y ya sabes la fuerza que tiene eso.

Así que, si aún no perteneces a ningún grupo de networking, te recomiendo encarecidamente que te plantees buscarte uno, e incorporar esta herramienta de atracción de clientes entre las que ya estés utilizando, porque te puedo asegurar que funciona, y que funciona muy bien.

Y si no sabes a dónde dirigirte para entrar en un grupo, ponte en contacto conmigo, que yo te puedo ayudar a encontrar el grupo que mejor se te adapte en tu ciudad.

 

Da algo gratis

Y la última de las tácticas de la que te voy a hablar hoy, que también es muy utilizada, pero que no por ello deja de ser muy potente. Es la de regalar o dar cosas gratis

Que aunque a muchos empresarios les fastidia tener que regalar cosas para atraer clientes, porque piensan que lo que venden ya es suficientemente bueno como para que los clientes quieran comprarles, la verdad es no hay que olvidar que si hay algo que llama la atención a cualquier persona, sea del estatus que sea, es lo de que algo sea gratis.

Y si lo piensas, en realidad tampoco es que eso que regales deba tener un alto coste para ti, ni tampoco ser algo físico.

Porque de lo que se trata es de que el cliente potencial reciba algo que de alguna forma le motive a comprarte y, por lo tanto podría servirte algo tan simple como, por ejemplo, una pequeña formación o un manual.

Así que rómpete la cabeza pensando qué es aquello que podrías dar gratis a tus posibles clientes, aunque no te compren, porque es una manera fantástica de entrar en sus mentes y que te recuerden. 

Aunque eso sí, sea lo que sea que les regales, ha de servirles para algo, porque sino, lo meterán en un cajón y a ti no te habrá servido más que para gastar tiempo o dinero.

 

Conclusiones

Y ya está, estas son algunas de las tácticas de atracción de clientes, de entre el montón que existen, que si las pones en práctica seguro que te ayudan a hacer que tus clientes potenciales se interesen por ti.

Aunque eso sí, te recomiendo encarecidamente que las bases en una estrategia previamente planificada, para que el efecto que surtan sea muchísimo mayor y más predecible.

Y si por alguna de esas tú estuvieras en un punto en el que ya no sabes cómo avanzar y esto que te cuento crees que no es suficiente para hacer que tu empresa te dé lo que quieres, siempre podemos reunirnos un rato para charlar y para que me cuentes cuál es el estado de tu negocio y lo que quieres conseguir, por si yo pudiera ayudarte a lograrlo.

Así que agenda una entrevista conmigo, sin ningún tipo de coste ni compromiso por tu parte y veamos si yo soy el mentor que estás buscando.

 

Si te ha gustado este artículo, échame una mano a hacérselo llegar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes si tú estás utilizando estas u otras tácticas para atraer clientes, y qué resultado te están dando, por si ello pudiera ayudarnos a todos.

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a la newsletter si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¡Quiero apuntarme al taller!

Accede a tu cuenta

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.