Cómo saber si eres auto empleado o empresario

Como saber si eres autoempleado o empresario

Si tienes un negocio, deberías saber con certeza si eres un auto empleado o si eres empresario.

Porque hay mucha confusión al respecto y, saberlo, podría facilitarte tomar determinadas decisiones.

Y ya te adelanto, que no tiene nada que ver con tener o no empleados o, con si eres  autónomo o trabajas bajo el paraguas de una sociedad.

 

 

El dilema

Uno de los grandes dilemas por los que pasan muchos emprendedores, es el de no saber cómo definirse a sí mismos correctamente, con respecto a si son empresarios, o si son auto empleados.

Porque no siempre es fácil, y muchos cometen el error de pensar que, como en su día crearon una sociedad y, además, han contratado empleados, son empresarios. Cuando la realidad es que actúan como verdaderos auto empleados.

Y eso no es malo. O, al menos, no lo es, si eres tú quien así lo ha decidido.

Pues, aunque a primera vista ser un auto empleado puede resultar mejor  comparándolo con trabajar para otro, a lo que de verdad deberías querer aspirar siempre, es a ser el dueño de un negocio que pueda funcionar sin que tú estés presente.

Pero, para ello, antes has de saber cómo diferenciar entre uno y otro, para que así sepas dónde te ubicas tú y puedas, si quieres, tomar las decisiones oportunas.

Y lo primero que hemos de conocer es cuáles son las definiciones de cada uno.

 

Qué es un auto empleado

Un auto empleado es aquella persona que trabaja para sí mismo, normalmente como autónomo y que, si deja de hacer las tareas que habitualmente realiza, dejaría de ingresar dinero.

Pero también es auto empleado aquel que es dueño de una empresa y tiene empleados a su cargo, pero que tiene que ir cada día a su oficina a responder emails o llamadas y a decirles a sus trabajadores qué es lo que tienen que hacer.

Porque, si deja de ir, la empresa deja de funcionar y de ingresar dinero. O, al menos, dejaría de hacerlo de la misma manera que si él fuera.

En ambos casos, existe un nivel de dependencia enorme porque todo depende de ellos. Y sus ingresos suelen ir acordes al nivel de esfuerzo que dediquen a sus trabajos, viéndose su productividad limitada a lo que su cuerpo y su mente pueda hacer.

Y, cuando no estén disponibles, estarán dejando de generar ganancias.

 

Qué es un empresario

Por contra, un empresario es aquel que ha creado un sistema por cual su empresa es capaz de generar ingresos periódicos y estables, aunque él no esté presente para que eso ocurra.

Es decir, que ha conseguido que sea su empresa la que trabaje para él y no que sea él quien trabaje para la empresa.

Y lo habitual es que actúen como cerebro de la organización y no como mano de obra.

Porque, aunque al principio del emprendimiento sí se dividen entre cabeza y manos, a medida que pasa el tiempo van delegando aquellas funciones más técnicas, para quedarse únicamente con las más estratégicas que requieren más de pensar y menos de actuar.

 

¿Eres empresario o auto empleado?

Por lo tanto, para saber si tú eres un auto empleado o un empresario, bastaría con que te respondieses a la pregunta de: ¿cuánto tiempo podría funcionar tu negocio y aportarte lo que estás recibiendo, si dejases de ir a trabajar?

O, dicho de un modo más fácil, ¿podrías ausentarte de tu empresa por cualquier motivo durante más de 1 o 2 semanas sin que se resintiesen los ingresos que estás percibiendo?

Si la respuesta es que no, pues ya tienes el resultado. Eres un auto empleado.

Ahora bien, quizá te preguntes si es mejor ser auto empleado o si deberías pelear por ser empresario.

Porque a ti te encanta lo que haces y, además, no tienes ninguna intención de crear una multinacional, ni tampoco de estar todo el día debajo de una palmera bebiendo caipiriñas.

 

Qué implica ser empresario

Y lo primero que te diré es que ser empresario no implica pasarte el día tumbado. Sino que, lo que te permite es que en lugar de estar obligado a trabajar 10 o 12 horas diarias, puedas decidir hacerlo sólo 4, o ir sólo por las mañanas a tu empresa.

Porque, al final, de lo que se trata es de poder elegirlo, no de hacerlo literalmente.

Además, si tienes tiempo libre, siempre podrías dedicarte a mejorar aún más tu empresa o a trabajar sobre nuevos negocios.

Que ya sabes el dicho ese de que no es inteligente poner todos los huevos en la misma cesta.

Y, por experiencia propia, puedo decirte que cuanto más te puedes permitir no estar presente en tu empresa, más estás.

Supongo que será porque, al tener el poder de decidir cuándo entrar y cuándo salir de ella, desaparece la presión de la obligación, y eso te relaja y te ayuda a generar más trabajo. Aunque es un trabajo distinto.

Y respecto a lo de que te encanta lo que haces, la verdad es que, a la hora de la verdad, tampoco tendrías por qué dejar de hacerlo.

Pues, de lo que se trata, es de que tu empresa sea capaz de funcionar al 100% sin que tú estés presente. Lo cual no implica que tú no puedas ejercer el puesto que más te guste.

Aunque la propia inercia del crecimiento de tu negocio hará que te dediques a otras tareas más estratégicas.

De todas formas, te diré que, por regla general, los que suelen decir esto, es porque en lo suyo son expertos, pero no lo son tanto en el tipo de tareas que deben desempeñar cuando el negocio llega a cierto nivel. Y esto les incomoda.

Y lo podríamos comparar con los fumadores que dicen que no dejan de fumar porque les encanta. Cuando lo que en realidad pasa es que no están seguros de poder dejarlo y les asusta fracasar.

Por lo que se engañan así mismos diciendo que fuman porque les gusta.

 

Por qué es mejor ser empresario que auto empleado

Aún así, voy a darte unas cuantas razones más que decantan la balanza hacia ser empresario.

 

Por el coste del éxito

Y la primera de ellas es el coste del éxito, desde el punto de vista del tiempo que has de dedicar.

Pues, en el caso de los auto empleados, su éxito será mayor o menor dependiendo de cuántas horas trabajen. De manera que, si quieren más éxito, han de dedicar más horas. Y tienen como límite el total de las horas que sean capaces de trabajar.

Sin embargo, el éxito de un empresario no depende de las horas que trabaje, sino de que el sistema que ha implementado en su empresa funcione mejor o peor.

Siendo otras las personas que, a cambio de un sueldo, dedican su tiempo a trabajar, liberando al empresario para que se dedique a lo que quiera.

 

Por la libertad

La segunda razón, que es consecuencia de la primera, es que la falta de libertad del auto empleado hace que, por mucho dinero que gane, no pueda disfrutarlo porque está trabajando.

Mientras que el empresario puede vivir un estilo de vida, tanto a nivel de libertad de movimientos, como a nivel financiero, que le permite disfrutar de la vida de una forma que no pueden permitirse la mayoría de los mortales.

 

Por cuestiones fiscales

La tercera razón tiene que ver con los impuestos, que particularmente para aquellos auto empleados que actúan jurídicamente como autónomos, hace que, al menos en España, tengan mayor presión fiscal. Además del riesgo que corren al responder con su propio patrimonio.

Mientras que los empresarios crean sociedades desde el primer momento en que emprenden el negocio, pues les aportan mayores ventajas fiscales y limitan sus riesgos.

 

Por facilidad de financiación

Y, la cuarta razón tiene que ver con la financiación, pues a los bancos no les suelen gustar los auto empleados porque se centra todo en una persona, y siempre existe el riesgo de que enfermen o tengan un accidente y no puedan responder.

Mientras que los empresarios fundamentan su empresa en un plan de negocio que hace que los bancos los miren con ojos de oportunidad.

 

Por lo tanto, ya sólo con estas razones deberías preferir ser empresario en lugar de ser un auto empleado.

 

Qué necesitas para pasar de auto empleado a empresario

Pero supongo que estarás pensando que todo esto está muy bien, pero que no tienes ni idea de qué es lo que hace falta para pasar de auto empleado a empresario.

Y, aunque no es fácil, sí que es simple, y se basa principalmente en 4 pilares:

 

Tener la actitud correcta

El primero, que quieras serlo y estés dispuesto a hacer lo que haya que hacer para convertir tu empresa en un negocio del que poder vivir bien. Es decir, que tengas la actitud adecuada para ello.

 

Formarte

El segundo, que te formes y aprendas todo lo que necesitas saber para que gestionar la empresa sea más fácil y tengas mayor control, porque seguro que ya te diste cuenta hace tiempo que sólo con ser experto en lo tuyo no basta.

 

Dotar a la empresa de unas sólidas bases

Lo tercero es que dotes a tu empresa de unas sólidas bases que le permitan funcionar de una manera organizada y aumentar las ventas.

Que si quieres ver cuáles son, puedes hacerlo en este enlace que te dejo aquí.

 

Crear sistemas y procesos

Y lo cuarto, que crees los sistemas y los procesos para que, de una manera siempre predecible, te den los mejores resultados y, sin que tú tengas que estar presente para que ocurra.

 

Conclusiones

Ya para ir finalizando y, como resumen de todo esto, creo que queda patente que el auto empleado es aquel que crea un puesto de trabajo para sí mismo y, el empresario, crea puestos de trabajo para los demás.

Y, aunque cualquiera de las 2 opciones son respetables, si la opción que tú eliges es la de ser auto empleado por cualquier razón, has de saber que vas a trabajar muchas horas y, además, te será muy complicado gozar de los privilegios de vivir como un empresario.

Pero si tu opción es convertirte en empresario y el problema está en que no sabes cómo conseguirlo, quizá yo pueda ayudarte.

Así que, solicita una sesión estratégica gratuita, para que podamos valorar tu situación y hablar de cómo puedes conseguir que tu empresa genere ganancias sin que tú tengas que estar todo el día en ella para que ocurra.

 

Y hasta aquí la entrada de hoy. Si te ha parecido interesante, échame una mano a hacérsela llegar a más gente, compartiéndola en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes qué piensas tú de todo esto que te he contado.

 

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La Escuela de Negocios Perfectos ha abierto sus puertas

¡Aprovéchate de la promoción de lanzamiento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete si quieres recibir más contenido como este en tu email!

Accede a tu cuenta

250_NegroMenta_Logo Negocios Perfectos

Aprende a delegar eficazmente

Introduce tu nombre y tu correo para acceder a la lección GRATUITA

¿Te vas porque no tienes tiempo?

Mejorar como empresario te va a llevar apenas unos minutos

Échale un vistazo a la lección gratuita para aprender a delegar y libérate para mejorar tu capacitación, para descansar, o…

¡para lo que quieras!

¡Quiero apuntarme al taller!

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.