Consultor empresarial

Cómo saber si necesitas contratar un consultor empresarial y cuándo hacerlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Llega un momento en que para que tu empresa siga avanzando y alcance los resultados que buscas, es casi imprescindible buscar la ayuda de un consultor empresarial

Porque por muy puesto que estés, es prácticamente imposible que domines todas las áreas del negocio que hacen falta.

Sin embargo, es una realidad que muchos empresarios deciden no optar por esa ayuda.

Porque, o bien no saben que la necesitan, o bien no saben cómo buscarla, o bien creen que es un gasto que no se pueden o no se quieren permitir.

Lo que pasa es que esta ignorancia, muchas veces consciente, puede hacer que una empresa se vaya al traste más pronto que tarde. 

Porque reconozcámoslo, a ningún empresario nos enseñaron a serlo.

Y esa obcecación por querer salir adelante sin ayuda, es cualquier cosa menos inteligente, sobre todo teniendo en cuenta la ingente cantidad de opciones de consultoría empresarial que existen.

Así que lo que voy a hacer hoy es contarte en qué consiste el trabajo de un consultor empresarial, y cómo puede ayudarte.

Para que en caso de que tengas la necesidad de uno, sepas cómo buscarlo con pleno conocimiento de causa.

 

 

 

 

Las dudas para contratar un consultor empresarial

Cuando un pequeño empresario piensa en consultoría empresarial, lo que se le viene a la cabeza es que eso es un servicio caro y dirigido sólo a grandes corporaciones.

Y tiene su lógica, porque hasta no hace mucho, los consultores empresariales eran tipos encorbatados que eran contratados por grandes empresas.

Pero a día de hoy esto ya no es tan así.

Primero, porque ahora hay muchísimas más empresas pequeñas y emprendedores que hace unos años y también están necesitados de ayuda.

Y segundo, porque aunque el significado de la palabra consultor no ha cambiado, antes se le daba una connotación que casi obligaba a tener un montón de estudios para poderte colgar el título.

Pero hoy en día ya sólo es necesario que se tenga suficiente experiencia en un determinado tema para poder actuar como tal.

El problema viene cuando a la hora de que estos empresarios quieran contratar los servicios de una consultoría, se encuentran con grandes dificultades.

Básicamente porque no terminan de entender la oferta que existe.

 

Hay tantos tipos de consultor empresarial que uno no sabe cuál contratar

Hay tantas especialidades de consultoría, que uno se puede volver loco.

Sin contar con que muchas de esas especialidades ni siquiera terminan de dejar claro para qué sirven.

Porque si te pones a buscar en internet con la palabra consultor, o consultoría, comprobarás que de entre los millones de resultados que te aparecen hay para todos los gustos.

Hay consultores empresariales, estratégicos, de gestión, de organización, de recursos humanos, de ventas, de marketing, de productividad, financieros…

Y esto, sin entrar en otras más específicas que se han puesto de moda últimamente.

Como por ejemplo, la consultoría energética o de comunicaciones, que de toda la vida han sido el comercial de la luz o de la telefonía.

Pero que ahora se han colgado el título de consultor porque queda mucho más profesional.

Y no es que esto sea un problema, todo lo contrario. 

Pero es verdad que tanta oferta hace que muchos empresarios caigan en la parálisis por análisis y acaben no contratando porque no saben cuál necesitan.

Y de los que la han contratado, muchos han acabado medio desencantados

Porque aunque seguramente sí que les han ayudado mucho, ellos no han conseguido esa sensación de haber solucionado sus problemas del todo.

 

El problema está en la base del negocio

Esto suele pasar porque, por regla general, y en base a mi experiencia de los últimos años como consultor empresarial y mentor de empresarios, en el caso de las pequeñas empresas, el problema suele partir más de la propia base del negocio, que de un área específica.

Pues muchos empresarios ni siquiera saben lo que quieren para la empresa o para sí mismos.

A excepción, por supuesto, de aquello de ganar suficiente dinero para mantener bien a su familia, y trabajar sólo por las mañanas.

Sin embargo, tampoco se puede decir que el empresario no haya sabido elegir al experto más adecuado.

Porque si lo pensamos, éste ha elegido en base al problema que cree que tiene.

De manera que si su empresa no factura lo suficiente y quiere aumentar las ventas, la lógica dice que tiene que contratar un consultor experto en marketing o ventas.

Y si tiene problemas con el personal, lo lógico sería contratar un consultor de recursos humanos.

Pero es que estos consultores, por muy buenos que sean en lo suyo, no pueden jamás hacer un buen trabajo si no está la base del negocio súper nítida.

Y aunque todos deberían analizar esta base antes de realizar su función, no todos lo hacen.

Ya sea porque no saben hacerlo, o porque el empresario ha sido tan específico al pedir qué es lo que quería solucionar, que han dado por sentado que estaría bien planteada.

 

Qué es y qué hace un consultor empresarial

Para contratar un consultor empresarial, o primero que has de saber es qué es exactamente, para que no caigas en la confusión por culpa del título.

Un consultor empresarial es un profesional que, ya sea por estudios o por experiencia, se puede considerar experto en una o varias materias.

Y su trabajo consiste en ayudarte a mejorar el funcionamiento de tu empresa en general, o de algún área en específico.

Analiza la situación, detecta opciones de mejora y te aconseja o implementa las más adecuadas.

Y te digo lo de la confusión, porque como hemos visto antes, muchas veces no está del todo clara cuál es la propuesta y lo que pueden hacer.

Que de esto, un ejemplo muy claro es lo que pasa con las agencias de marketing y las consultoras de marketing.

Donde la primera se dedica a implementar las acciones de marketing que se le encomienden.

Y la segunda se dedica a aconsejarte a ti cuáles deberían ser las acciones de marketing más adecuadas que deberías implementar, según los resultados que quieras conseguir.

Lo que pasa es que muchas agencias de marketing se llaman así mismas consultoras de marketing cuando sólo son agencias.

Simplemente porque el título de consultora da un toque más profesional y caro.

Y esto mismo pasa también, por ejemplo, con las asesorías de empresas.

Que uno se piensa que porque saben mucho de fiscalidad, contabilidad, y todo eso, también han de tener idea sobre gestión o estrategia empresarial.

Pero al igual que en el ejemplo anterior, el problema viene por el propio nombre de asesoría empresarial que utilizan y que puede llevar a confusión.

Y cuidado, que yo no quiero decir con esto que una agencia de marketing no pueda actuar como consultora, que una consultora no pueda actuar como agencia, o que una asesoría no pueda aconsejar sobre estrategia y gestión.

Simplemente pretendo hacerte ver las diferencias, para que cuando busques sepas analizar si el servicio que te proponen es lo que tú necesitas.

 

Qué tipo de consultor empresarial contratar

En cuanto a qué tipo de consultor empresarial contratar, la verdad es que dependerá mucho de cuáles sean tus conocimientos y experiencia empresarial, y del estado en que se encuentre tu empresa.

Pero si nos basamos, por ejemplo, en una pequeña empresa que montaste sin conocimientos de gestión empresarial y nunca antes has recibido ayuda.

Mi consejo es que contrates un consultor integral o especializado en tu sector.

Porque estos podrán ayudarte, a priori, mucho mejor que uno para un área específica.

E incluso te ayudarán, de ser necesario, a elegir al consultor específico que puedas necesitar a continuación.

 

Cuándo contratar a un consultor empresarial

Ahora puede que te estés planteando si realmente necesitas contratar un consultor empresarial para tu empresa, si más o menos ya vas bien.

Pero es que, un consultor empresarial no sólo sirve para solucionar problemas.

Sino que, también, y más habitualmente de lo que te puedas pensar, nos dedicamos a mejorar lo que ya está bien.

Porque quieras que no, y como te dije antes, es prácticamente imposible que como empresario domines con soltura todas las áreas de una empresa.

Como por ejemplo. las técnicas ventas, el marketing, la publicidad, las finanzas, las leyes, la contabilidad, y el sin fin montón de temas que requiere el negocio.

 

Cómo te puede ayudar un consultor empresarial

Un consultor empresarial te puede ayudar, sin entrar en el detalle específico de la especialización, en muchas cosas, como por ejemplo:

Haciendo un análisis de situación del negocio a nivel general, para descubrir cuál es su estado y determinar posibles opciones de mejora.

Que ya te digo que la mayoría de los empresarios se llevan más de una sorpresa, ya sea porque allí donde creían que todo estaba bien, en realidad es un completo desastre.

O porque se le planteen cosas que jamás se le hubieran pasado por la cabeza y que en realidad son lógicas e inteligentes de implementar.

Una vez analizada la situación, se diseñan las estrategias a nivel teórico para solucionar los problemas que se hayan encontrado, o para mejorar lo que sea mejorable.

Y posteriormente, si el consultor ha sido contratado también para ello, se implementan las estrategias a nivel práctico.

Porque un consultor puede analizar la situación, crear la estrategia y dejarte que la implementación la realices tú, o realizarla él mismo.

A parte de esto, un consultor también te puede ayudar, además de con lo típico de las ventas, la organización, la productividad, etc.,

Con la planificación y la ejecución de lo necesario para hacer crecer tu empresa, para abrir nuevas líneas de negocio, o para entrar en nuevos mercados.

 

Cuánto cuesta un consultor empresarial

Seguro que también te planteas que cuánto dura una consultoría, y que cuánto cuesta contratar a un consultor.

Y casi como en todo, en esto también depende.

 

La duración de una consultoría

Mira, en el caso de la duración, una consultoría puede tener un plazo determinado de inicio y de fin, o sólo una fecha de inicio y una duración indeterminada.

Porque no es lo mismo ejecutar un proyecto en concreto que va a tener un resultado claro.

Que ligar el desarrollo a unos resultados específicos y no a su duración.

 

El coste de un consultor empresarial

Y en cuanto a los precios, aquí sí que sí hay un mundo de opciones.

Porque aunque hay una especie de tarifa medio establecida, el coste va a variar en función del tamaño y tipo de empresa que tengas, el trabajo que haya que realizar, los conocimientos y experiencia del consultor, la duración del proyecto, y unas cuantas variables más.

Y te encontrarás casos en los que te darán un precio cerrado por proyecto para aquellos que tengan fecha tope.

Hasta la opción de cuotas mensuales para los que no la tengan definida.

Y lo único que te puedo decir sobre este tema, es que pidas presupuestos. Y no uno o dos, pide varios.

Porque muchas veces los empresarios ni siquiera preguntan lo que cuesta porque ya dan por sentado que les va a costar un riñón.

Sin escuchar si quiera lo que podrían llegar a hacer por ellos.

Y créeme que, en este caso, el dicho aquel de que el precio de las cosas no determina su valor, es muy apropiado.

Porque imagínate que te digo que te voy a cobrar 15000€ por una consultoría, y no te digo nada más.

Desde ese punto de vista, seguro que te parece una aberración y ni te lo plantearías.

Pero si lo hablamos y te explico que con este servicio es probable que gracias a esos 15000€ tú vas a poder organizar mejor tu empresa y aumentar la facturación de tu empresa en un porcentaje X.

Y que, además, vas a ganar en y claridad y  control, con lo que tendrás la posibilidad de tener más tiempo libre, quizá ese dineral ya no lo es tanto ¿verdad?

Aunque claro, esto sólo tendría valor para ti si quieres ganar más dinero y tener más tiempo libre.

Porque si no, da igual que te pida 15.000€, 5.000€, o 500€, pues todo te parecerá carísimo.

 

Conclusión

Y ya está, esto es a grandes rasgos lo que necesitas saber, tanto para determinar si necesitas contratar un consultor que te ayude, como para saber en qué basarte para buscarlo.

Yo lo único que te puedo decir es que si quieres saber cómo puedo ayudarte yo y cuánto te podría costar, conciertes conmigo una sesión estratégica.

Porque es totalmente gratuita y sin ningún tipo de compromiso, y en ella podríamos charlar un rato para que me cuentes en qué punto está tu empresa y qué es lo que quieres conseguir, y así evaluar si yo soy el consultor más adecuado para que lo logres.

 

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete al blog si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¡Quiero apuntarme al taller!

Accede a tu cuenta

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.