đź’Š El error que casi le cuesta la ruina a Luis M.

El cliente siempre es a lo que más atención has de prestar

Luis M. es uno de los primeros clientes que me contratĂł una mentorĂ­a.

Me contrató porque la empresa que había montado no funcionaba y si no ponía solución urgente, en un máximo de 3 meses tendría que cerrar.

Y si cerraba, no sólo perdería todo lo que había invertido, sino que además, tendría que seguir pagando el préstamo que había sacado para financiar el equipamiento.


Verás.


El negocio que habĂ­a montado Luis era una tienda de chucherĂ­as.

Y no eligió esa actividad porque fuera la idea de sus sueños.

Que va.

Simplemente se habĂ­a quedado sin trabajo, y habĂ­a oĂ­do por ahĂ­ que las tiendas de chuches funcionaban muy bien y que siempre iban a tener clientes.

Porque los niños nunca se acaban.

Además, tenía localizado un local perfecto, con un precio muy asequible y unos enormes ventanales donde podría poner las ofertas.


Pero en los 6 meses que llevaba abierto no había logrado cubrir ni siquiera los gastos básicos.

Ni tampoco cobrar un sueldo mĂ­nimo.



Luis me contĂł que habĂ­a seguido todos los pasos que habĂ­a encontrado por internet para montar una empresa .

– Le habĂ­a puesto como nombre “ChucherĂ­as Luis y Juani” porque dejaba claro a quĂ© se dedicaba.

– Para ahorrar, el logotipo lo habĂ­a diseñado Ă©l mismo con una aplicaciĂłn de esas que hay por internet.

– HabĂ­a creado un exhaustivo presupuesto basado en un nivel de ventas bajo, pero diario.

– Las chuches se las habĂ­a comprado al mejor proveedor del mercado, que le habĂ­a hecho un precio especial por la compra del pack de apertura, que aunque era más de lo que necesitaban, merecĂ­a la pena por la oferta.

– Y habĂ­a elegido unos muebles de color madera muy bonitos que se adaptaban a la perfecciĂłn al espacio que tenĂ­a en el local.


La cuestiĂłn es que ya desde los primeros dĂ­as las ventas no funcionaban.

Y aunque eso le mosqueaba bastante, pensĂł que tenĂ­a que darle un poco de tiempo.

Pero tras el primer mes, apenas habĂ­a vendido a unos cuantos ancianos que compraron chuches para sus nietos.

Y esa habĂ­a sido la misma tĂłnica del resto de meses.


Luis no entendĂ­a nada.

HabĂ­a seguido todos los pasos y tenĂ­a una tienda muy bonita. Pero no vendĂ­a.


¿Qué podía estar pasando?


Pues ya te lo digo yo, porque aunque hay varios errores de libro, el más importante con diferencia es que se había olvidado de lo más importante de todo.

El cliente objetivo.


Bueno, no es que se olvidara, lo que pasa es que era tan obvio que no lo tuvo en cuenta para nada.

Y al no tenerlo en cuenta, tomĂł decisiones muy equivocadas.

En este caso, y como más obvia, la ubicación del local.


Porque sí, era muy bonito, estaba en una buena calle, tenía un buen tamaño, y los ventanales daban mucho juego.

Pero no se había fijado en que la zona donde lo había alquilado no era la que más le convenía.

Porque para empezar, estaba bastante separada del centro y junto a una residencia de ancianos.

No habĂ­a colegios ni parques cerca.

Y el paso de personas caminando por delante era muy bajo.

Y aunque sí que pasaban muchos coches, no era fácil parar ni en doble fila.


Si Luis se hubiera centrado en el cliente objetivo, habrĂ­a buscado un local que estuviera allĂ­ donde estos estaban, como por ejemplo junto a un parque o un colegio, o con mucho paso de viandantes.

Y aunque es posible que no hubiera podido ser tan grande y bonito, y que el alquiler hubiera sido bastante más alto, habría merecido la pena.


La decisión era fácil. Cambiar de ubicación.

Y lo hizo. 

Con mucho esfuerzo y pidiendo más dinero prestado.

Pero hoy, 5 años después, aún tiene abierta la tienda y le está dando un sueldo decente.


De esta historia, que es bastante común entre los emprendedores primerizos, con lo que tienes que quedarte es que lo más importante de todo siempre es el cliente.

Y aunque todo lo demás también es muy importante, de poco te servirá si no estás allí donde tu cliente te pueda encontrar.



Disfruta del dĂ­a!

Rafa Valero


PD – Si tu empresa no está vendiendo lo que crees que deberĂ­a y no encuentras el motivo, contrata una de mis consultorĂ­as y te ayudo a identificarlo.

đź’Š

Recibe GRATIS cada dĂ­a en tu email una pĂ­ldora de productividad

Consejos, reflexiones, buenas prácticas y experiencias para mejorar tu empresa

Suscribirse es gratis, y darse de baja es muy fácil

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en ActiveCampaign, proveedor de email marketing. ActiveCampaign también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.

Cada día que no estás suscrito es un consejo que te pierdes

Y nunca se sabe en cuál de ellos va a estar esa perla que necesitas y que podría cambiarlo todo

Si quieres compartirlo, da clic en la opciĂłn que prefieras

Email
Twitter
LinkedIn
Facebook

Cada dĂ­a envĂ­o una pĂ­ldora con ideas y estrategias de productividad

SuscrĂ­bete para recibirlas

Accede a tu cuenta

ÂżQuieres saber cĂłmo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.