Un empresario sin un guion, difícilmente logrará lo que quiere

Un empresario sin guion dificilmente logrará lo que quiere
Negocios Perfectos
Un empresario sin un guion, difícilmente logrará lo que quiere
/

¿Te ha pasado alguna vez el haber peleado mucho y muy duro por algo, y cuando lo has conseguido haberte dado cuenta de que en realidad no era para tanto?

Seguramente sí, como a casi todo el mundo. Y es básicamente porque no tienes un guion personal que te marque el qué, el por qué, y el cómo.

Así que lo que voy a hacer hoy es contarte qué es eso del guion personal y para qué sirve, para que en caso de que aún no lo tengas, puedas empezar a plantearte tener uno.

 

 

No todos los empresarios son felices

Aunque cueste de creer, resulta que hay más empresarios de los que nos pensamos, que en realidad no se sienten nada satisfechos con sus negocios, ni tampoco sienten que les llenen lo más mínimo.

Sin embargo, y aún con ese sentimiento, tienen que seguir dedicándole cada día infinitas horas de esfuerzo.

De hecho se sienten tan agobiados, que incluso levantarse por las mañanas para ir a trabajar se convierte más en un suplicio que en una ilusión.

Porque lo ven como la obligación de tener que cubrir un puesto de trabajo que no pueden dejar de ejecutar, porque si lo hicieran, no podrían mantener a sus familias.

 

 

Y lo peor ni siquiera es eso, sino que, encima, han de sufrirlo en silencio porque resulta casi insultante que no se sientan felices con su propio negocio.

Porque, que un empleado no esté contento con su trabajo puede que tenga sentido, al menos desde el punto de vista de que quizá esa sea la única opción que tienen para percibir un sueldo a final de mes.

Pero la teoría es que un empresario ha elegido libremente serlo y montar el tipo de negocio que ha montado. Y, por lo tanto no tiene, o no debería, tener excusa.

 

Por qué no todos los empresarios son felices

Aunque esto suele tener una explicación muy clara, y es que, cuando uno decide convertirse en empresario, por regla general no lo hace en base a unas meditadas razones que le llenen y motiven lo suficiente.

Y entonces, cuando no obtienen los resultados que en su cabeza parecían tan fáciles de conseguir, pues poco a poco van medrando hasta llegar a un punto de verdadera incomodidad en el que además, hagan lo que hagan, no consiguen solucionarlo, y por lo tanto, viven con una sensación constante de desazón y pérdida de tiempo.

Y es posible que esto que te cuento no tenga demasiado sentido para ti. Pero si te paras un momento a pensarlo, seguro que eres capaz de reconocer a algún conocido, o incluso a ti mismo, en esa típica situación de haber tenido éxito en cualquier campo y, sin embargo, no tener la sensación de haber ganado, o ni siquiera haber logrado nada más que un simple hito.

Y es que, cuando la dirección que tomas no la has decidido tú previamente, o sí la has decidido tú, pero sin un por qué de verdadero peso, de nada sirve el esfuerzo, la actitud, o la eficacia, porque el éxito que obtengas nunca terminará de saberte bien del todo.

Y si asumimos que la forma en que quieres lograr el éxito es a través de tu propia empresa, es imprescindible que sepas, que antes te tienes que crear a ti mismo, para que después puedas crear un negocio en base a lo que quieres conseguir para ti.

Y si ya tuvieses creado el negocio, para que puedas hacer los cambios necesarios para adecuarlo.

 

 

Porque supongo que estarás conmigo, en que no es lo mismo que te conformes con vivir en un buen piso, tener un coche de gama media, y poder salir de vacaciones quince días al año, que perfectamente podrías conseguirlo con una pequeña tienda de barrio en la que trabajases tú sólo.

Que querer vivir en un chalé, conducir un deportivo, y salir de vacaciones cada tres o cuatro meses, que entonces una tiendecita de barrio quizá se te quedase pequeña y tendrías que enfocarte más en pelear por tener una cadena de tiendecitas de barrio, o incluso, cambiar de tipo de negocio y buscarte uno más acorde al estilo de vida que quieres vivir.

 

El guion personal del empresario

Y es en este punto donde el guion personal, también llamado guion de vida, o propósito de vida, coge verdadero valor, porque es el que te marcará cuál es el camino que quieres recorrer, y por qué y cómo quieres recorrerlo.

El guion personal viene a ser algo así como una declaración de intenciones, que marca por qué haces las cosas que haces y vas a hacer, y también, el cómo las haces o deberías hacerlas. 

Y se compone principalmente de 3 cosas:

  • Una misión personal que es la que determina el por qué haces las cosas. 
  • Una visión personal que determina el para qué haces las cosas. 
  • Y unas metas personales que son las que te marcarán el camino.

 

Y aunque no son especialmente difíciles de hacer, tampoco es que sea tan simple como sentarse y escribir cuatro frases y ya está, sobre todo si quieres hacerlo bien y tomártelo en serio. 

Porque, entre otras cosas, requiere de que hagas una importante reflexión sobre lo que realmente es importante para ti como persona, para que así puedas decidir qué es lo que de verdad quieres y también por qué lo quieres.

Porque, aunque te pueda parecer mentira, no siempre lo que uno quiere es lo que cree que quiere.

En cuanto a la forma de crearlo, lo que has de hacer a grandes rasgos es, por un lado, un análisis en profundidad de tu vida, revisando entre otras cosas, los conocimientos que has adquirido, las habilidades que has desarrollado, las vivencias que te han marcado, y también tus actitudes y creencias más importantes.

Y por otro lado, has de definir o descubrir, cuáles son los principios por los que luchas, y cuáles son tus valores personales, para que aquello que debas hacer para conseguir tu estilo de vida deseado, vaya acorde a ello.

Y ya está, no necesitas mucho más, pero a la vez tampoco puedes utilizar nada menos.

Porque al final, si lo que quieres es poder vivir tu vida disfrutándola al 100%, es necesario que antes la hayas diseñado correctamente.

Y si no tienes todo esto meridianamente claro, no lo conseguirás, ni tampoco lograrás que tu negocio cumpla con su función principal, que no es otra que la de financiar el estilo de vida que quieres vivir, pero sin que para ello te quite el control de tu vida.

 

Conclusión

Así pues, y basándome en lo que dice el principio del éxito, que es que no se puede obtener éxito económico y empresarial, sin antes haber logrado el éxito personal, mi recomendación es que pongas todo tu empeño y conciencia en crear tu guion personal y ponerlo en práctica diariamente, para que así tengas mayores posibilidades de vivir como tú quieres.

 

Y hasta aquí este post, que espero que de verdad te sirva para mejorar, tanto los resultados de tu empresa, como tu propia vida como empresario.

O, como mínimo, para aclarar por qué por mucho que te esfuerzas no consigues lo que quieres.

 

Si crees que esta información podría aportar valor a otras personas, échame una mano a hacérsela llegar compartiéndola en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes si tú ya tienes un guion personal y si notas la diferencia con respecto a cuando no lo tenías.

 

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a la newsletter si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¡Quiero apuntarme al taller!

Accede a tu cuenta

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.