Errores de branding

Errores de branding que deberías evitar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Los errores de branding son de esas cosas que sí o sí deberías evitar.

Porque a veces uno mira hacia la competencia y piensa que cómo es posible que tengan tanto trabajo, si lo que hacen peor que tú y, encima, son más caros.

Y analizándolo, seguro que concluímos que hay muchos motivos por los que esto pueda pasar. 

Pero uno de los más importantes, y que no siempre se tiene en cuenta, es el branding. 

Que es, a grandes rasgos, la gestión global de todos los elementos tangibles e intangibles que rodean tu marca.

 

 

La importancia del branding

Yo no soy experto en branding, y ni siquiera me puedo llamar a mí mismo medio entendido en la materia.

Sin embargo, sí sé la importancia que tiene este tema en el éxito de mi empresa.

Y como empresario que soy, al menos necesito entenderlo suficientemente como para que mi negocio cumpla con los parámetros mínimos.

Porque aunque siempre he tenido claro que mis empresas deben tener la mejor imagen de marca que sea posible.

No siempre he sabido cumplirlo y he cometido errores que han frenado mi avance.

Por eso hoy te cuento alguno de los errores que yo cometí.

Y algunos otros que aunque no cometí, no está de mas que los conozcas.

Para que así, si tú los estuvieses comentiendo, cuanto antes puedas ponerles remedio, y acelerar el avance de tu empresa.

 

Qué es la marca en una empresa

Antes de ponernos con los posibles errores, creo que es necesario que dejemos claro qué es esto del branding.

Porque últimamente se escucha mucho, pero no todos terminan de tener claro para qué sirve.

Y para entenderlo, antes has de comprender la importancia que tiene y lo que significa la marca para tu empresa.

Que es lo que principalmente la va a distinguir de la competencia.

Porque la marca en realidad va mucho más allá que el nombre comercial o el símbolo que la identifica.

La marca es el cómo los usuarios perciben tu empresa en términos de calidad, fiabilidad y unicidad, entre otras cosas.

O dicho de otra manera, que es lo que la va a definir.

Y desde luego, no es cómo te muestras a los clientes, que es lo que habitualmente se piensa.

Sino qué es lo que ellos piensan de ti y el valor y la credibilidad que perciben.

 

Qué es el branding

El branding es el proceso que se encarga de la definición y construcción de la marca, a través de la gestión planificada de todos los procesos gráficos, comunicacionales y de posicionamiento que se deban llevar a cabo.

Y su función principal es la de convertirla en positiva, conocida y deseada en la mente de los clientes.

O sea, que no es sólo el diseño del logotipo, los colores, o el diseño de la papelería comercial.

Sino que también lo es, la identidad corporativa, el estilo con el que os comunicáis, cómo se comporta el personal, y un largo etc.

 

Errores de branding que deberías evitar

Una vez que ya tienes una idea más clara de lo que es todo esto, ya podemos empezar a revisar los errores de branding que deberías evitar.

 

No tener definido al público objetivo

Uno de los más importantes, y en los que más empresas suelen caer, es en el no tener perfectamente definido el público objetivo al que se dirigen.

Y es que, si no está claro, cuando te comunicas o realizas cualquier acción de marketing, le estás hablando a todo el mundo.

O, como mínimo, le estás hablando a más gente de la cuenta.

Y aunque en principio te pueda parecer que eso está genial, porque creas que a cuanta más gente le llegue tu mensaje, mejor.

En realidad esto es un error de los grandes, porque te obliga, de alguna manera, a ser ambiguo.

Y entonces no queda claro, por ejemplo, a quién diriges la web, el blog, las redes sociales, e incluso las acciones de venta de los comerciales de calle.

Así que quítate el miedo a reducir demasiado el público objetivo.

Porque aunque pienses que dirigiéndote a un grupo pequeño venderás menos, la realidad, por paradójica que te suene, es que sucede todo lo contrario.

 

Falta de coherencia

Otro de los errores de branding más habituales, es la falta de coherencia entre lo que quieras que represente la marca, y el mensaje que estés dando. 

Eso si es que se tiene claro el mensaje a dar.

La cuestión es que si cometes este error, puede que utilices imágenes que no pegan con lo que quieres transmitir, que te metas en redes sociales que no son las más adecuadas para tu empresa, o que te asocies con partners que no guardan coherencia con tu negocio.

Y aunque no es un tema fácil de solucionar, créeme que es importantísimo.

Porque aunque tú no lo creas, la gente inconscientemente percibe cosas que no siempre son las que quieres que perciba.

Así que reflexiona sobre este punto, porque si tu mensaje de marca está claro y bien definido se convierte en un faro con el que es más sencillo alinear acciones y comunicar con fuerza.

Pero si no lo está, la dispersión cada vez será mayor y difícilmente lograrás llevar tu empresa hasta donde hayas pensado.

 

No darle importancia al diseño

Otro de los errores de branding que más se suelen cometer, sobre todo las empresas más pequeñas, es el de no darle la importancia al diseño.

Es decir, no prestar atención, por ejemplo, a los colores, la tipografía, el símbolo y todo eso que hace que la marca sea agradable a la vista.

Y es que, muchos eligen los colores que más les gustan a ellos, sin tener en cuenta el cliente al que se dirigen o el sector en el que están. 

Se conforman con la tipografía predefinida de aquella aplicación que utilicen.

Y, a la hora de diseñar el logotipo, lo hacen ellos mismos, o compran alguno que les guste de los que venden por pocos euros en internet.

Sin embargo, un buen diseño no sólo es importante, sino que es súper importante.

Porque básicamente es lo que va a captar, de primeras, la atención de los clientes potenciales y te va a ayudar a filtrar a tu público objetivo.

Que aunque aún sigas pensando que a cuanta más gente llegues, mejor, lo cierto es que dirigirte a gente que no es tu público objetivo, a lo único que te lleva es a tirar dinero.

Así que si tú has sido de esos que ha optado por no invertir en un diseñador gráfico, hazlo cuanto antes.

Porque es de las mejores inversiones que vas a poder realizar.

Pues te puede ayudar a diferenciarte más fácilmente del resto de empresas que ofrecen lo mismo que tú.

Y, por supuesto, crea confianza al notarse lo cuidado del diseño.

Porque aunque muchos aún lo dudan, créeme que se suele notar, y mucho, si un diseño lo ha hecho un profesional, o lo ha hecho uno mismo.

 

Cambiar el diseño constantemente

Otro error de branding que aunque no es muy habitual sí que se suele caer, es el de cambiar el diseño constantemente.

Y es que uno no sólo se aburre de lo que tiene, sino que, encima, ve cómo otras empresas tienen un diseño espectacular.

Por lo que muchas veces decide actualizar su marca.

Poniéndose así mismo la excusa de que seguramente el diseño actual sea el causante de los no tan buenos resultados. 

Y puede que sí. 

Pero aunque yo no digo que no haya que actualizar la marca de vez en cuando.

Mi consejo es que antes de hacerlo por este motivo, analices otros puntos, como por ejemplo, los que hemos visto anteriormente.

Sobre todo, si el rediseño planteado implica un cambio completamente radical.

 

Los diseños recargados

Y el último de los errores de branding de los que te voy a hablar, es uno que afea muchísimo y que estoy seguro que lo percibes nada más verlo.

Que es el de recargar en exceso los diseños.

Porque estoy seguro que habrás visto por ahí páginas web con mil colores sin ningún sentido

Flyers con todo abarrotado.

Tarjetas de visita realmente horrendas, y mil cosas más.

Pero en lo que tiene que ver con la imagen de marca, la máxima a día de hoy es que menos es más, y cuanto más lo simplifiques mejor.

Así que revisa aquellos soportes visuales que tengas y comprueba que no sólo siguen la lógica del diseño y la imagen de marca de tu empresa.

Sino que, también, que se ven limpios, claros y dan el mensaje que quieres transmitir. 

Porque en caso contrario, en lugar de atraer, lo que estarás haciendo es alejar.

Y me parece que algo que está a tu completo alcance de evitar, no deberías pasarlo por alto.

 

Conclusión

Esto es todo lo que quería contarte sobre los errores de branding y lo que deberías evitar.

Sólo recordarte que todo lo que tiene que ver con la imagen de marca de tu empresa es muchísimo más importante de lo que te imagines.

Pues es al fin y al cabo, es el estandarte que, de alguna manera, muestra sus atributos corporativos y la filosofía de la empresa.

Y por ello, debes cuidarlo como si fuera un tesoro, velando porque se respete y permanezca siempre inalterable.

 

Antes de despedirme, me gustaría recordarte, que si tu empresa no funciona como quieres y no sabes cómo solucionarlo, yo puedo ayudarte.

Solicita una reunión estratégica conmigo, completamente gratis, y sin ningún tipo de compromiso.

Para que podamos charlar un rato y me cuentes en qué punto está tu proyecto y qué es lo que quieres conseguir, por si yo fuera la persona adecuada para ayudarte.

 

Si te ha gustado esta entrada, échame una mano y compártelo en tus redes sociales para que otros también se beneficien.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes si tú has caído en alguno de los errores, y qué hiciste para solucionarlo.

 

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete al blog si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¡Quiero apuntarme al taller!

Accede a tu cuenta

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.