La soledad del empresario

La soledad del empresario

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Si eres empresario, seguro que habrás vivido en alguna ocasión la llamada soledad del empresario.

Y da igual que tu negocio sea a tiempo parcial, que seas un auto-empleado, o que dirijas una multinacional.

Porque seguro que has padecido la angustiosa sensación de sentirte sólo, y no tener a quién preguntarle o en quién apoyarte.

Sin hablar, por supuesto, de que nadie te entienda.

Pero no estás solo. Esto no te pasa sólo a ti.

Sin embargo, como el mal de muchos sólo es consuelo de tontos y no nos ayuda absolutamente nada, he pensado que estaría bien darte algunos tips que te ayuden a minimizarlo.

Porque eliminarla ya te digo yo que va a ser casi imposible.

 

 

 

Qué es la soledad del empresario

Según dice la Real Academia de la lengua Española, la soledad es la carencia voluntaria o involuntaria de compañía. 

Y en el asunto que nos ocupa hoy de la soledad del empresario, desde luego que es una carencia completamente voluntaria.

Porque no dudo ni por un momento, que habrás escuchado cientos de veces, lo solos que se sienten los empresarios.

Y si aún así decidiste convertirte en uno, seguramente no te paraste a reflexionar ni un sólo segundo que tú también podías llegar a sentirte así.

O, simplemente, pensaste cosas como que tampoco sería para tanto eso de sentirse solo.

Que estar sólo es mejor que estar mal acompañado.

O cosas de ese estilo que sólo iban enfocadas a minimizar un pensamiento del que no puedes entender su dimensión hasta vivirlo en tus propias carnes.

Y aunque es verdad que hay empresarios que deciden emprender porque les gusta la soledad y no les gusta que les digan lo que tienen que hacer, o si lo hacen bien o mal.

No es lo mismo estar sólo, que sentirse solo.

Porque estar en soledad por decisión propia puede llegar a ser hasta agradable.

Pero estar rodeado de gente y sentir que estás completamente sólo, ya no es tan satisfactorio.

Sin contar con que esa sensación empeora cuando estás en una situación incómoda de cualquier tipo, y te vendría de maravilla tener quien te apoyara y aconsejara. 

Pero, especialmente, que te escuchara y te entendiera.

 

Mi opinión de lo que empeora la soledad del empresario

Yo creo que lo peor de la soledad del empresario no viene porque no tengas quien te acompañe.

Sino que viene porque no tienes a quién contarle tu situación y que te entienda.

Y para que me comprendas mejor, te pongo un ejemplo.

Imagínate que has tenido un día pésimo en la empresa.

Ya sea porque se te ha ido un gran cliente, porque has tenido problemas con un empleado, o por lo que sea.

Pues bien, tú de alguna forma lo que quieres es poder contárselo a alguien y desahogarte.

Sobre todo si te crees el dueño de la razón.

Sin embargo, a no ser que tengas un socio -que tampoco te sirve para todas las ocasiones-, tú no sueles tener a quién contárselo y que sea capaz de entender tu postura.

Y al principio, optas por la única opción que crees que te queda.

Que es la de contárselo a tu pareja, o a un buen amigo, si es que no te da apuro que sepa que no eres tan exitoso como seguro que les has hecho creer en más de una ocasión. 

Y los eliges a ellos, porque sabes que estos sí que te van a escuchar y hasta seguramente empaticen contigo. 

Pero después de hacerlo un par de veces, ya no te sirven como opción.

Porque en tu interior notas que falta algo, que no lo están entendiendo del todo.

Y, por lo tanto no te desahogas y al final dejas de recurrir a ellos.

Lo cual es tremendamente angustioso porque lo que te gustaría contar es que el día ha sido un asco.

Pero es aún peor, cuando el día lo podemos calificar de maravilloso.

Que maravilloso puede ser tan simple como conseguir un cliente, aunque sea muy pequeñito, pero del que llevas un montón de tiempo detrás.

Porque eso te hace sentir como que has subido el Everest.

Cosa que, para el resto de los mortales que te rodean, no es más que un hito sin demasiada importancia.

Y es frustrante que no entiendan el gran logro que has conseguido.

Porque tú necesitas exteriorizar esa alegría que sientes y, sin embargo, a quien se lo cuentas pareciera que piense que lo que tanto te ha costado a ti, lo podría haber hecho cualquiera.

Por eso te digo, que la soledad aparece en todo tipo de situaciones, tanto buenas, como malas.

Pues como acabas de ver en el ejemplo, lo que a ti te hace creer que se va a hundir el mundo, para los demás directamente no existe.

Y cuando te parece que has logrado un imposible, para los demás es un detallito no tan importante.

 

La soledad del empresario ¿tampoco es tan «grave»?

Sí, ya sé que soy un poco exagerado.

Porque en las situaciones más graves o que son realmente dignas de alabar, sí que te entienden.

Pero aún así, si lo piensas, seguro que no siempre tienes la sensación de que lo comprendan todo al 100%.

Y es que, para que eso pase, es necesario que quien te escuche lo haya vivido, como mínimo de forma parecida.

Aparte de esto, también has de saber que la soledad del empresario no la sienten sólo aquellos que son más tímidos o introvertidos.

Ni tampoco tiene que ver con que si eres autónomo y estás tú solo en tu empresa, o con que si eres dueño de una multinacional.

O, por supuesto, con que acabes de empezar tu emprendimiento, o que lleves décadas siendo empresario.

La soledad del empresario la sufren absolutamente todos los empresarios.

Y es tan dura, que incluso en ocasiones, puede llegar a generar miedo.

Lo cual, indudablemente, influye a la hora de tomar decisiones correctas. 

Y da miedo, porque es que estás completamente solo y todo depende única y exclusivamente de ti.

Sabes que si te equivocas en lo que sea, la culpa habrá sido tuya y sólo tuya.

Y no cabe duda de que eso impone muchísimo.

Porque sí, muchas veces te puedes apoyar en tus empleados, si es que los tienes.

Pero sabes que estos, al fin y al cabo, están ahí contigo porque les estás pagando una nómina.

Y por muy buen feeling que hayas logrado con ellos, al final son empleados y tienen sus propias circunstancias.

Mientras todo vaya acorde a lo que ellos esperan, estarán ahí apoyándote, incluso de manera incondicional.

Pero también debes saber que si las cosas se tuercen para ellos un poco, todo ese buen rollo y apoyo que te ofrecen, desaparecerá.

Y saberlo, no cabe duda de que hace que empeore tu sensación de soledad.

Pero siempre será mejor saberlo y sentirte sólo, que no querer verlo y pecar de inconsciente.

 

Tips para minimizar la soledad del empresario

Sé que quizá soy un poco tremendista y que a la hora de la verdad la soledad tampoco es tan dura.

Especialmente si ya la has vivido y sabes lo que es.

Pero es que prefiero pintártelo todo muy negro y que estés pendiente de ello, que pintártelo de color de rosa, y que te lleves un disgusto aún más grande.

En cualquier caso, mi intención, como te he dicho en la introducción, es que logres minimizar al máximo esta sensación.

Porque insisto en que eliminarla no vas a poder eliminarla.

Por eso, te voy a dar a continuación unos cuantos tips, que te ayudarán a lograrlo.

 

Delega

El primero de ellos ya estarás harto de escucharlo.

De hecho, yo te he hablado de él en varias ocasiones.

Pero es que tienes que delegar por muchas razones.

Pero basándonos en el asunto que nos ocupa hoy, deberías delegar por 2 razones principalmente.

La primera, para que alguien más experto que tú haga aquellas cosas que tú no sabes hacer, y que lo único que consigues intentándolo es perder el tiempo y correr el riesgo de que no salgan bien.

La segunda, porque gracias a eso, tendrás más tiempo libre para dedicarte a lo que de verdad es importante para el buen avance de tu empresa, que es dirigirla.

Porque si lo haces, podrás minimizar con mucho las situaciones que provocan que te sientas solo al estar más centrado en la gestión.

Y podrás ver con mucha antelación las dificultades y prepararte para ellas.

 

Relaciónate con otros empresarios

Relacionarte con otros empresarios es mucho más importante de lo que te crees.

De hecho, si te lo puedes permitir, no sólo tendrías que relacionarte con ellos, sino que sería ideal que entablaras amistad con unos cuantos.

Porque no hay nadie más adecuado para entenderte en cualquier situación, que aquellos que viven lo mismo que tú.

Para ello, sal de tu cueva y asiste a tantos eventos de tu sector, como te puedas permitir.

O, incluso también, si te parece adecuado, a eventos de otros sectores.

La cuestión es relacionarte con tus iguales.

Y si no hay un volumen suficiente de eventos en tu zona, apúntate a un grupo de networking.

Porque créeme que ahí podrás conocer a un montón de empresarios que estarán dispuestos a ayudarte.

 

Contrata un mentor

Aunque en la mayoría de los casos contratar un mentor va a tener un coste para ti.

Te aseguro que la tranquilidad y la sensación de comprensión que te aportará, merecerá la pena la inversión.

 

Haz deporte

Aunque quizá no le veas el sentido, la realidad es que hacer deporte te puede ayudar mucho más de lo que piensas.

Porque gracias al deporte, tu cuerpo generará endorfinas y hará que tu mente se clarifique.

Por lo que serás más ágil en la comprensión de determinadas situaciones y, por supuesto, en la toma de decisiones.

 

Párate a pensar más veces

Reflexiona y piensa muchas más veces, pero hazlo de manera consciente.

Es decir, medita, escribe un diario, o simplemente retírate cada día durante un rato a un lugar tranquilo a pensar. 

Porque gracias a esto, te conocerás mejor a ti mismo y a tu empresa, y así podrás desarrollar más tu potencial y a entender por qué pasan las cosas que pasan.

 

Lee tu Visión Personal a diario

Relee tu visión personal tantas veces como puedas, pero como mínimo 1 vez al día.

Si aún no tienes una Visión Personal, ya estás tardando en marcártela.

Porque ello te recordará por qué haces las cosas que haces y te ayudará a enfocarte en lo que de verdad es importante.

De manera que, de alguna formas, harás que se te olvide lo de estar solo.

Pues cuando tienes muy claro el camino que debes coger y el vehículo que debes utilizar para llegar.

Los baches que te encuentras los verás como que forman parte del proceso y no dolerán tanto.

 

Conclusión

Para finalizar, me gustaría hacerte una reflexión sobre algo de lo que últimamente se habla mucho.

Y es eso que tiene que ver con lo de mantener a tus equipos motivados, cargarlos de herramientas para reducir el estrés, y fomentar el salario emocional, entre otras cosas.

Sin embargo, nadie, o casi nadie, se acuerda de que tú como empresario, también eres una persona que vive y padece como el que más.

Y como nadie va a hacer nada por ayudarte a estar más motivado, reducir el estrés, y todas esas cosas, pues no te queda más remedio que hacerlo por ti mismo.

Porque, al fin y al cabo, tú eres el que mejor te conoce.

Y, por lo tanto, el que mejor puede poner remedio a todos estos problemas.

Así que no te tomes a la ligera todos estos tips que te he dado y ponlos en tu vida.

Pues aunque sea poco a poco, te aseguro, por experiencia propia, que funcionar, funcionan.

 

Antes de despedirme, me gustaría recordarte que si crees que todo esto de dirigir tu empresa se te hace muy cuesta arriba.

Y crees que necesitas ayuda para llevarla adelante, yo puedo ayudarte.

Agenda una reunión estratégica conmigo, completamente gratis, y sin ningún tipo de compromiso para ti.

Para que me cuentes en qué punto estás y qué es lo que quieres conseguir, y así podamos valorar juntos si yo podría ser la persona adecuada para ayudarte a lograrlo.

 

Si te ha gustado esta información y crees que podría ayudar a otras personas, échame una mano a hacérsela llegar compartiéndolo en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes en qué situaciones te has sentido verdaderamente solo desde que eres empresario.

 

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete al blog si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¡Quiero apuntarme al taller!

Accede a tu cuenta

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.