¿La vida de empresario te da lo que quieres?

Te da lo que quieres tu vida como empresario
Negocios Perfectos
¿La vida de empresario te da lo que quieres?
/

¿Crees que la vida que vives gracias a ser empresario es la que deberías estar viviendo?

O acaso nunca te has parado a pensar cuál es el estilo de vida que quieres vivir?

Pues por si nunca se te había pasado por la cabeza responder a estas preguntas, hoy te voy a contar una fábula que seguro que te hace reflexionar sobre ellas.

 

 

La fábula del empresario y el pescador

En una ocasión había un importante empresario en un pequeño pueblo costero disfrutando de sus primeras vacaciones en muchos años, cuando mientras paseaba por la costa cercana a la imponente mansión que había alquilado, vio llegar un pequeño bote con un joven pescador a bordo.

Y, al acercarse un poco, vio que este traía en la barca varios peces de buen tamaño.

Entonces el empresario se dirigió al pescador y le dijo:

– ¡Caray, qué buena pesca! ¿has pescado todo eso tú solo y en ese pequeño bote? ¿supongo que habrás tenido que dedicar muchas horas a la pesca, no?

A lo que el pescador respondió:

– Pues la verdad es que sí, al menos 2 o 3 horas.

El empresario sorprendido le dijo:

– ¿2 o 3 horas? ¡Es fantástico! ¿Y a qué dedicas el resto del día?

El pescador con bastante tranquilidad, comenzó a explicarle:

– Pues me levanto cada día sobre las ocho y media de la mañana. Desayuno con mis hijos y con mi mujer. Llevo a los niños al colegio y acompaño a mi mujer al trabajo. Y luego me vengo tranquilamente al muelle, cojo mi barca y salgo a pescar hasta que consigo los peces que necesito.

Al volver a tierra, me tumbo un rato en la hamaca a leer el periódico y disfrutar del paisaje, y luego me vuelvo a casa a preparar lo que he pescado, y paso la tarde tranquilo hasta que vienen mis hijos del colegio y disfrutamos haciendo juntos los deberes, paseando y jugando. Y después me voy a tomar una cerveza con mis amigos, en el bar que hay frente a mi casa.

El empresario asombrado le preguntó:

– ¿Y no te has planteado dedicar más horas a pescar cada día?

¿Para qué?, le preguntó el pescador.

– Pues porque si pasas más horas pescando, en ocho horas, por ejemplo, tendrías 4 o 5 veces más peces, y así tendrías un superávit que te permitiría venderlos y ganar dinero.

Para qué, pregunta una vez más el pescador.

– Pues porque con más dinero podrías comprarte una barca más grande, y contratar a pescadores que saliesen a pescar contigo, y así conseguirías muchos más pescados.

Pero para qué, pregunta otra vez el pescador

– Pues mira, porque con ese incremento de ventas, tus ingresos serían más altos y te permitirían invertir en una flota de barcos. Y con el paso del tiempo tu empresa de pesqueros crecería y podrías hacerte millonario.

El pescador con cara de no entender nada le vuelve a preguntar, ¿para qué?

– ¿No lo entiendes?

Si creas una gran empresa de pesca, al cabo de unos años sólo tendrías que preocuparte de dirigirla, y cuando te jubilaras podrías venirte a este agradable pueblo, y dedicar tu tiempo a desayunar cada día con tu familia, tumbarte a disfrutar del paisaje, jugar con tus nietos por las tardes, e incluso tendrías tiempo para estar con tus amigos.

Entonces, el pescador le dice mirándolo con ojos burlones…¡creo que el que no entiende nada eres tú!.

Cuando el empresario acabó sus vacaciones y volvió a la realidad de su día a día, vendió su empresa.

 

¿Quién crees que era más exitoso de los dos, el pescador o el empresario?

 

Si no tienes un por qué, da igual lo que hagas

Esta fábula lo que nos viene a decir es que, al final, prácticamente todas las personas, para lo que de verdad trabajamos, es para poder tener mucho más tiempo libre, y así poder dedicarlo a lo que más nos apetezca.

O quizá mejor dicho, para tener el poder de decidir en qué momento queremos disfrutar del tiempo libre.

Porque si lo piensas, estar todo el día sin tener nada por hacer, llega un momento en que ya no le llena a nadie.

Lo que pasa es que por regla general no nos damos cuenta de eso, hasta que ya ha pasado un tiempo.

Ya que normalmente nunca nos paramos a pensar seriamente qué es lo que queremos de verdad para nuestras vidas, y nos limitamos a seguir lo que la sociedad nos marca, que es, entre otras cosas:

Que tienes que trabajar mucho y muy duro para ser una persona exitosa.

Que tienes que esforzarte por ser siempre mejor que los demás.

O que si tienes una casa más grande y un coche mejor que el de tu vecino, vas a ser más aceptado.

Y esa es la razón por la que tantas personas acaban convirtiéndose en empresarios por los motivos equivocados.

Que no es que en realidad no quieran ser empresarios, sino que, al no tener una razón de peso para serlo, crean una empresa de cualquier manera, sin pensarlo demasiado, y trabajan en ella mucho y muy duro, pero apenas avanzan.

Y si lo hacen, normalmente no es hacia donde les gustaría, básicamente porque no tienen del todo claro qué es lo que les gustaría.

Por eso es tan fácil encontrarse con muchos empresarios que aunque tengan una empresa exitosa, se sienten frustrados e infelices, aunque no lo digan.

 

Conclusiones

Así que, lo que yo te aconsejo es que, tanto si ya tienes una empresa, como si te estás planteando tener una, te pares un buen rato a reflexionar seriamente qué es lo que quieres para tu vida a todos los niveles: desde el profesional y el económico, pasando por el familiar, el social, o el espiritual.

Y en función del resultado que obtengas, toma las decisiones adecuadas.

Porque, al fin y al cabo, tu empresa no debe ser más que un vehículo que te lleve hasta donde tú como persona quieras llegar.

Y este, en principio, no será el mismo si lo que a ti te basta es disfrutar del paisaje sentado en una simple piedra, que si lo que prefieres es disfrutarlo desde la proa de un yate.

Así pues, te dejo ya con esta importantísima tarea, porque de su resultado depende en gran medida tu éxito como empresario y como persona.

 

Si te ha gustado este artículo y crees que podría servirle a otras personas, échame una mano a hacérselo llegar, compartiéndolo en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes si tu vida como empresario te está dando lo que quieres.

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a la newsletter si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¡Quiero apuntarme al taller!

Accede a tu cuenta

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.