Qué 3 roles tienes que asumir en tu empresa para hacerla crecer

¿Trabajas muchas horas cada día en tu empresa, pero aún así no consigues que ésta avance como esperas?

Quizá el problema esté en si el papel que estás asumiendo en ella es el adecuado según el momento en que se encuentra.

Si quieres descubrirlo y desatascar el crecimiento de tu empresa, sigue leyendo, porque te voy a contar cuáles son los 3 roles que necesitas asumir y en qué medida tienes que implementarlos según el momento en que esta se encuentre.

 

 

Si eres como la mayoría de los pequeños empresarios, estoy seguro que tus jornadas laborales serán larguísimas y estarán ocupadas por un montón de tareas de todo tipo, que parece que no se acaban nunca.

Visitas clientes, preparas presupuestos, archivas documentación, respondes al teléfono, solucionas marrones y un montón de cosas más.

Y encima, seguro que cuando finalizas la jornada y llegas a tu casa, tienes la angustiosa sensación de haber trabajado mucho, pero sin embargo no haber avanzado nada, o haberlo hecho muy poco.

Y aunque sabes que los resultados que obtienes no se corresponden ni de lejos con el esfuerzo que aplicas, eres incapaz de determinar a qué se debe.

De hecho, es probable incluso,  que de vez en cuando te plantees que cuando trabajabas por cuenta ajena eras mucho más feliz.

Pero déjame decirte que no estás solo. Es más, la inmensa mayoría de los pequeños empresarios y emprendedores viven algo parecido a lo que tú estás viviendo. Y, parte de la culpa, la tiene la forma en que se asumen los distintos roles necesarios, que han de ejecutar en sus empresas.

Por eso, hoy voy a contarte cuáles son estos roles y cómo tienes que hacerlo para que cada uno de ellos se ejecute en la medida adecuada, según sea el momento en que se encuentre tu empresa.


Los 3 roles de toda empresa

El primero de ellos y probablemente el más importante, es el rol del emprendedor, que es el del soñador que todos llevamos dentro, y es quien imagina el qué y el cómo y es capaz de visualizarlo como si ya estuviera hecho.

El emprendedor es ese que suele vivir siempre en el futuro, pasando casi de puntillas por el presente y olvidando con muchísima facilidad el pasado. Y es capaz de ver una oportunidad de negocio en cualquier circunstancia por extraña o complicada que esta sea.

Y su fin a medio plazo, es el de no tener que trabajar en su empresa como un empleado más. Por lo que dedica la mayor parte de su tiempo a desarrollar el concepto global de negocio, marcando las pautas principales y creando todo lo necesario para poder delegar las tareas técnicas y de dirección en otras personas.

En segundo lugar tenemos el rol del directivo, que es el más pragmático de los 3 y el que asume la labor de planificar y de dar orden y predictibilidad a todo.

Y si el emprendedor vive en el futuro, necesita control y requiere cambios constantemente, el directivo vive en el pasado, precisa orden y se esfuerza mucho por mantener una posición estable.

Y se encarga principalmente de dirigir al personal técnico y de ejecutar paso a paso el plan creado por el emprendedor. Preocupándose, además, de que la dirección de la empresa sea la ideada y creando las estrategias necesarias para ello.

Y por último tenemos el rol del técnico, que es quien en definitiva hace las cosas en la empresa. Es decir, es el administrativo, el chófer, el contable, el vendedor, el telefonista y, básicamente, el que ejecuta cualquier puesto que requiera de tareas manuales.

Y su máxima es que, si quieres que las cosas se hagan bien, tienes que hacerlas tú mismo.

Si el emprendedor vive en el futuro y el directivo lo hace en el pasado, el técnico vive en el presente.

Y su tope de felicidad a nivel laboral es la de ser capaz de controlar todo el flujo de trabajo y trabajar sin problemas. Aunque eso sí, haciendo una sola cosa cada vez, porque, aunque es consciente de que se pueden hacer varias cosas de manera simultánea, esto le parece una barbaridad.

Asimismo, es habitual que el técnico sea un mal directivo, pues desconfía sistemáticamente del trabajo que ejecutan aquellos que están a su cargo. Y opina, además, que pensar es una pérdida de tiempo, a no ser que eso afecte directamente a aquello que se esté haciendo en ese momento.

 

Ahora que ya conoces cuáles son los roles que deben habitar cada empresa, quizá te resulte más fácil entender por qué la mayoría de los pequeños negocios no aportan a sus propietarios lo que ellos quieren. 

Y es que, básicamente dedican la mayor parte de su tiempo en la empresa a ejercer labores técnicas, dejando de lado las más estratégicas, que son las que verdaderamente pueden ayudarles a hacerlas crecer. 

Y esto lo que hace, es convertirlos en dueños de un auto-empleo muy tirano en lugar de tener un negocio. 

Y no es porque no sean soñadores o estén faltos de capacidad para dirigir, si no porque no saben cómo hacerlo o en qué enfocarse en cada momento.

 

En qué momento de tu empresa debes asumir cada uno de los roles

Para ir cerrando este tema, y aunque estoy seguro que lo habrás deducido por ti mismo, voy a repasar en qué momento debes asumir cada uno de los roles, si quieres que tu empresa pueda crecer.

Antes de empezar el negocio, el rol que debes asumir al 100% es el del emprendedor, pues es cuando tienes la idea, creas el plan y visualizas hasta dónde quieres llegar.

Una vez que te decides por fin a abrir el negocio, pasas a la etapa de inicio, en la que el rol de emprendedor desaparece casi en su totalidad y pasa a ocuparlo el del técnico, pues casi con toda seguridad estarás solo y tendrás que desempeñar tú mismo la mayoría de las tareas y funciones de la empresa.

Aunque no puedes dejar olvidado en esta etapa el rol de directivo, ya que tienes que planificar y crear las estrategias necesarias para llevar la empresa hasta donde hayas imaginado.

Si tuviera que darles un porcentaje a los roles en esta etapa, estos sería de 80% técnico y 20% directivo.

A medida que la empresa va generando beneficios, pasas a la etapa de la adolescencia, en la que tendrás que ir cambiando paulatinamente los porcentajes, dándole más peso al rol del directivo, ya que estarás contratando empleados que ejecutarán las tareas técnicas y habrás de dirigirlos. Pero, a la vez, tendrás que continuar creando y desarrollando estrategias para mejorar constantemente el negocio. 

Y así has de continuar hasta llegar a la etapa de la madurez empresarial, en la que tu trabajo básicamente ya solo será el de controlar. Pues todas las tareas, tanto técnicas, como de dirección, estarán cubiertas por personal cualificado para ello, y tú simplemente tendrás que controlar periódicamente los resultados para comprobar que el negocio sigue la línea que tú mismo marcaste en los inicios.

Aunque claro, todo esto debería ser así, siempre y cuando tu idea de ser empresario no sea la de tener una empresa en la que trabajar, si no un negocio que trabaje para ti.

 

Ahora te toca reflexionar

Ahora que ya tienes claros los roles y cómo ir asumiendo cada uno de ellos dependiendo del momento en que se encuentre tu empresa, lo que te toca es reflexionar sobre si tu idea de ser empresario está más cerca del rol del técnico. Porque si es así, lo que te recomiendo es que la vayas cambiando cuanto antes, si quieres tener alguna posibilidad de lograr el éxito con tu empresa.

Y una vez que hayas reflexionado, analiza en qué punto se encuentra tu empresa y en qué porcentaje estás asumiendo cada rol para poder hacer los cambios necesarios.

 

Y hasta aquí el artículo de esta semana.

Si te ha parecido interesante y crees que podría ayudar a más gente, échame una mano para hacérselo llegar compartiéndolo en tus redes sociales.

Por otro lado, si te apetece, puedes dejarme un comentario y así me cuentas cómo ves tú este tema.

Y si quieres que mantengamos una charla tú y yo para ver si te puedo ayudar a convertir tu empresa en el negocio que quieres, contacta conmigo aquí.

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja un comentario

¡Suscríbete si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.

Abrir chat
Powered by