No cabe duda de que todos los que montamos una empresa lo hacemos para alcanzar el éxito.

Sin embargo, que el éxito sea algo tan ambiguo hace que sea prácticamente imposible que exista una fórmula mágica que sirva a todos por igual.


Si nos basamos en la creencia popular, podríamos decir que habremos alcanzado más o menos éxito en función de la cantidad de dinero que seamos capaces de acumular.

Pero la realidad es que, a la hora de la verdad, el dinero no es ni de lejos lo que marcará tu éxito.

Como mucho, lo hará lo que logres vivir, disfrutar o experimentar gracias al dinero que ganes. Pero no el dinero en sí.

Fíjate…

Hay empresarios que son felices trabajando ellos solos, en modo autoempleo, pero sin horarios, arrancando y parando cuando se les antoje, y sin tener que dar cuentas a nadie aunque eso implique trabajar muchas horas al día y vivir con un sueldecillo medio tirando a bajo.

Otros empresarios buscan crear grandes corporaciones con cientos o miles de empleados, aunque ganen el mismo sueldo que un empleado por cuenta ajena.

Otros cuantos lo que quieren es subir su estatus social y codearse con gente que está unos escalones por encima.

Y bueno, también es verdad que hay empresarios que a lo que le sacan gusto es a ver crecer su cuenta bancaria, y con tal de no verla bajar viven de manera muy «tacaña»

Pero son los menos.


En cualquier caso, a donde quiero llegar con todo esto, es que sea lo que sea lo que signifique el éxito para ti, éste va a tener un coste que no podrás negociar.

Y el coste será en TIEMPO, ESFUERZO y/o DINERO. O una conjunción de algunas o todas ellas.

Por ejemplo:

Si lo que quieres es ganar mucho dinero, vas a tener que pagar con tiempo y esfuerzo.

Si lo que buscas es trabajar muy pocas horas al día, vas a tener que pagar con dinero (por el coste de pagar a los que trabajen por ti, o por el que dejarás de ganar en las horas que no trabajes).

Si lo que buscas es no depender de nada ni de nadie, tendrás que pagar con esfuerzo.

Y así podría tirarme un buen rato.

Porque todo, absolutamente todo, tiene un precio.


Así que, lo que yo te diría es que si aún no tienes claro qué es lo que significa el éxito para ti, te pares AHORA e intentes definirlo.

Puede que te lleve un par de minutos, o que tardes días.

Pero hasta que no lo tengas claro, ten por seguro que es posible que estés pagando un coste erróneo, e incluso excesivo, por conseguirlo.

Y, en cualquier caso, si llegas a la conclusión de que no estás dispuesto a invertir el tiempo, aportar el esfuerzo y/o pagar el dinero necesario para obtener aquello que quieras, ten por seguro que te resultará muy difícil, por no decir imposible, que lo logres.



Disfruta del día!

Rafa Valero

P.D. – Si crees que necesitas ayuda para esto, o cualquier otra cosa relacionada con tu emprendimiento, puedes contratar una consultoría conmigo y te ayudo.
https://negociosperfectos.net/consultoria/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *