Por qué nos da miedo fracasar en los negocios y cómo evitarlo

Si a ti también te da miedo fracasar con tu negocio, no te preocupes porque es normal.

De hecho, le pasa al 100% de los emprendedores. Y los que digan que no lo tienen, o están mintiendo o son unos kamikaces a los que no les importa nada.

En cualquier caso, si quieres saber a qué es debido y cómo puedes minimizarlo, porque eliminarlo dudo yo que se pueda, sigue leyendo, porque hoy te lo cuento.

 

 

Fracasar siempre asusta

No cabe duda de que todos experimentamos miedo en alguna ocasión, especialmente en aquellas que no dominamos bien. 

Aunque esto no debería preocuparnos porque, al fin y al cabo, es una reacción natural que nos ayuda a ser conscientes de los peligros y, por supuesto, a garantizar la supervivencia, ayudándonos a tomar medidas de precaución y pensar con antelación cómo podríamos reaccionar ante distintas circunstancias.

Y hablando de negocios, es normal que nos asuste fracasar, sobre todo si tenemos en cuenta que más del 75% de los negocios que se crean cada año, cierran antes de llegar al quinto año de vida. 

Aunque claro, en este caso en concreto y justamente porque lo sabemos, el miedo debería ser menor, porque como te he dicho, este suele aparecer cuando no dominamos la situación que vivimos, o cuando nos es del todo desconocido el resultado que podemos obtener. 

Y aquí es posible que no dominemos la situación, pero desde luego sí que sabemos qué es lo que podría pasar, que es que tenemos un 75% de posibilidades de acabar cerrando en menos de cinco años. Por lo que lo más inteligente sería poner medidas para evitar engordar esas estadísticas.

Aunque claro, la mayoría de los empresarios somos así, que aún viéndole las orejas al lobo, seguimos adelante confiando en que a nosotros no nos morderá, en lugar de cambiar de camino o buscar algún método de protección.

No obstante, y por muy normal que pueda ser sufrir miedo, tenemos que esforzarnos por cultivar nuestra mente para aprender a controlarlo, en especial, el que nos da fracasar en los negocios.

Porque a diferencia de los demás, este no solo nos paraliza, nos genera ansiedad, y puede afectarnos a la salud, sino que, además, es casi seguro que nos afectará a nivel económico y también social.

 

Motivos que fomentan el miedo a fracasar

Y para ello, lo primero que tenemos que saber es cuáles son los motivos principales que fomentan el miedo a fracasar en los negocios. 

Que son dos básicamente, quedarte sin dinero, y el juicio social. 

En cuanto al de quedarte sin dinero, este puede venir precedido por un montón de pensamientos y actuaciones, pero principalmente:

 

No creemos en nuestro producto o servicio

Por creer que el producto o servicio que comercializas no les gusta a los clientes. Que entonces, o te quedas paralizado lamentándote, o lo que es igual de malo, que te pases la vida cambiándolo hasta encontrar uno que al final les guste.

 

No tenemos personal competente

También lo fomenta la creencia o realidad de que no tienes el personal competente, o que no lo encuentras, y entonces en lugar de delegar, dedicas tu tiempo a tareas que no te corresponden, restándote un tiempo precioso que necesitas y que no puedes utilizar.

 

No saber vender, o creerlo

Creer que no sabes vender y que por eso no conseguirás clientes suficientes para mantener la empresa, lo cual desembocará en que no podrías hacer frente a los pagos de los proveedores, del personal y de los bancos, por lo que tendrás que acabar cerrando y casi con toda seguridad, perdiendo tu patrimonio.

Que si para conseguir este hubieras tenido que luchar muy duro, te hace sufrir mucho más de lo normal, enfilándote en la toma de decisiones excesivamente conservadoras.

 

Falta de capacitación empresarial

Y también, el creer que no estás preparado para crecer porque piensas que no tienes formación suficiente, o porque te hayas metido en un sector que desconoces.

 

Miedo a equivocarse

Sin contar con el pavor que te provoca equivocarte en cualquier decisión, especialmente las que tienen que ver con la contratación de personal, la aceptación de encargos de determinado tipo de cliente, o las acciones dirigidas al crecimiento de la empresa.

 

Y en cuanto al juicio social, de entre todos los motivos que te llevan a él, los más habituales son, sin ninguna duda:

 

Miedo a decepcionar a los demás

El temor a decepcionar a aquellos que han confiado en ti, prestándote dinero o comprensión. Aunque especialmente tu familia y tus empleados. Porque fracasar implicaría, no solo tu propia frustración, sino también, haber demostrado a los demás que no eres competente. Concretamente a aquellos que en alguna ocasión te dijeron que estabas loco por montar una empresa.

 

Miedo a las críticas o al qué dirán

Por otro lado, está la preocupación a las críticas y a lo que piensen los demás, porque es curioso que cuando un empresario tiene éxito se achaca a la suerte, y cuando fracasa, se achaca a la ineptitud profesional.

 

La cuestión es que todos estos motivos y pensamientos, hacen que, de alguna forma, tomes decisiones y actúes con mucha menor potencia de la que en realidad podrías imponer. Lo cual, en lugar de ayudarte a minimizar los riesgos de fracasar, en muchas ocasiones lo impulsan.

Por lo que al final, queda más que patente que el miedo nos lo creamos nosotros mismos, y por ello, la posibilidad de minimizarlo depende única y exclusivamente de nuestras propias decisiones.

Y aunque fracasar no significa que seas un inútil sino que en algún momento has tomado una decisión equivocada, eso no implica que no debas poner medios para evitarlo.

 

Posibles soluciones para minimizar el miedo al fracaso

Así que a continuación te voy a dar unos cuantos consejos que si los sigues, podrás minimizar muchísimo el miedo al fracaso.

 

Acéptalo, porque puede que pase

Y el primero de ellos es que aceptes que pasar puede que pase. Pues, al fin y al cabo, las únicas personas que no fracasan son aquellas que no lo intentan, aunque por culpa de eso, tampoco suelen experimentar la libertad que aporta ser el dueño de un negocio de éxito.

Y yo no conozco a ningún empresario de verdadero éxito que no haya fracasado como mínimo una vez.

 

Cree en ti mismo

Lo segundo es que creas en ti mismo, porque si lo haces, el miedo será más pequeñito y serás capaz de tomar decisiones con mayor seguridad.

Así que, cuando se te venga a la cabeza que no eres capaz de lograrlo, pregúntate a ti mismo: de cuantos obstáculos y malas situaciones has salido airoso, y cuántas etapas complicadas de tu vida has sido capaz de superar.

 

Ten un por qué de peso

Otra cosa muy importante para superar esta incomodidad, es que tengas un por qué de peso. Es decir, que tengas un propósito en tu vida que te motive y te empuje a luchar por lo que quieres, usando tu empresa como vehículo para lograrlo.

 

Fíjate objetivos

Fíjate objetivos claros que te marquen el destino, pero asegurándote de que estos sean realistas y estén adaptados a tu situación.

Aunque procura que sean también un poco difíciles de conseguir, porque si son demasiado fáciles no te motivará a luchar y te limitarás simplemente a ver pasar los días.

 

Planifica

Créate planes y planifica, porque son los que te darán la ruta para llegar al destino. Y gracias a ello, te será más fácil visualizar lo que se te pueda venir encima.

Y ya sabes que cuando eres consciente de lo que te vas a encontrar, el miedo es más fácil de controlar, porque el resultado depende en gran medida de las decisiones que tomes.

Y si te equivocases, lo que estarías haciendo es simplemente fallar, y no fracasar, que es ligeramente distinto.

 

Rodéate de personal competente

A parte de esto, rodéate siempre de los mejores profesionales que seas capaz de contratar, porque ellos te ayudarán a minimizar los riesgos.

 

Dirige

Y dirige. Es decir, deja de trabajar como un empleado más de la empresa, y dedícate a gestionar y dirigir el negocio, porque sólo si hay alguien al timón será posible que la empresa esté bien gobernada.

 

Fórmate

Y si lo que te falta es formación, pues fórmate. Adquiere los conocimientos, las destrezas y las habilidades que te falten para gestionar con éxito tu empresa.

Porque cuanto más control tengas sobre ella, más posibilidades tendrás de alcanzar el fin que buscas, y, por supuesto, de minimizar los riesgos internos, porque los externos en forma de, por ejemplo, una pandemia, siempre van a estar ahí.

Aunque también lo están para los que trabajan para otro. Y, de todas formas, hasta los riesgos externos pueden ser dominados si estás preparado.

 

Evalúa los riesgos

Y ya, como últimos puntos a tener en cuenta para minimizar el miedo a fracasar, tenemos el que has de evaluar siempre los riesgos de una manera realista.

Porque es bastante habitual que sobre valoremos negativamente las consecuencias de nuestras decisiones, y nos centremos y regocijemos en el peor escenario posible cuando nos enfrentamos a decisiones que implican algo de riesgo.

 

Aprende de los errores

Y si te equivocas, que te equivocarás muchas veces, simplemente aprende de los errores. Pero no te limites a asumirlos, sino que cada vez que te equivoques, analiza los motivos y aprende de ello para no volver a caer en lo mismo.

 

Alégrate por equivocarte

Y aunque parezca un absurdo, alégrate de equivocarte, porque gracias a ello estarás descubriendo formas en las que no deberías hacer las cosas. 

Además, si no fallas es porque básicamente no lo estás intentando lo suficiente, y ya sabes a dónde te llevará el quedarte parado o ir al ralentí.

 

Conclusiones

Y ya está, simplemente decirte para acabar, que te guste más o te guste menos, al final eres empresario porque así lo decidiste en su momento, y por ello has de aprender a asumir riesgos y lidiar con el fracaso, porque, al fin y al cabo, es un factor constante en la vida de cualquier empresario o emprendedor.

Aunque eso sí, no te lamentes si por no haber puesto de tu parte, te pasas la vida bloqueado por el miedo y no obtienes los resultados que buscabas.

 

Si te ha parecido interesante este artículo y crees que podría gustar a otras personas, échame una mano a hacérselo llegar y compártelo en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me digas cómo te las ingenias tú para competir con el dichoso miedo a fracasar.

 

Hasta la próxima. 

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La Escuela de Negocios Perfectos ha abierto sus puertas

¡Aprovéchate de la promoción de lanzamiento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete si quieres recibir más contenido como este en tu email!

Accede a tu cuenta

250_NegroMenta_Logo Negocios Perfectos

Aprende a delegar eficazmente

Introduce tu nombre y tu correo para acceder a la lección GRATUITA

¿Te vas porque no tienes tiempo?

Mejorar como empresario te va a llevar apenas unos minutos

Échale un vistazo a la lección gratuita para aprender a delegar y libérate para mejorar tu capacitación, para descansar, o…

¡para lo que quieras!

¡Quiero apuntarme al taller!

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.