Pros y contras de contratar empleados sin experiencia

Pros y contras de contratar empleados sin experiencia

¿Estás pensando en ampliar tu plantilla o contratar a tu primer empleado y no estás seguro de si lo que más te interesa es que tenga o no experiencia?

Pues hoy te voy a contar cuáles son los pros y los contras de contratar empleados sin experiencia.

 

 

La eterna duda

Cuando como empresario se planteas la posibilidad de aumentar tu plantilla o contratar tu primer empleado, es probable que te asalte la duda de si te interesa más contratar un novato sin experiencia previa o, un trabajador experimentado en el puesto.

Y entonces, te tienes que enfrentar al dilema de si es más inteligente decantarte por el supuesto ahorro de costes de un empleado novel, o por la también supuesta productividad que aportaría el experimentado.

Pero la realidad es que estas dudas deberías solventarlas a base de analizar fríamente el puesto que quieres cubrir y la situación que tú tengas. 

Y, para ello, debes valorar 2 cuestiones principalmente.

La primera, si tú tienes, o no, conocimientos sobre el puesto que has de cubrir o, si ya dispones de personal en esa categoría, que pudiese hacerse cargo del nuevo empleado.

Porque, si no es así, contratar un trabajador sin experiencia no sería una opción viable.

Y, la segunda, que aclares si, cuando te refieres a alguien sin experiencia, te estás refiriendo a una persona sin experiencia laboral de ningún tipo, es decir, recién finalizados sus estudios, o a una persona sin experiencia en el puesto a cubrir, aunque sí en otro tipo de trabajos. Porque te aseguro que el matiz es importante.

 

En cualquier caso, que conozcas los pros y los contras de contratar a alguien sin experiencia, seguro que te ayuda a decidir más eficazmente cuál sería la mejor opción.

Porque equivocarte en este tipo de decisiones, solo te traerá como consecuencia un coste no planificado. Y no está el asunto para ir tirando dinero. Sobre todo si lo podrías haber evitado pensándolo un poco.

Y aunque la balanza de estos pros y contras será muy distinta según el resultado de las cuestiones que acabamos de ver, yo voy a exponértelas desde el punto de vista de que sí te puedes permitir el lujo de contratar a alguien sin experiencia.

 

Los Pros

Así pues, y empezando por los pros, y sin que el orden marque ningún tipo de prioridad, nos encontramos con las siguientes:

 

Muestran más entusiasmo y motivación

Por regla general, los trabajadores sin experiencia suelen mostrar mayor entusiasmo y motivación que los que la tienen.

Y están más por la labor de aprender y adaptarse a tu empresa pues, para ellos, es una oportunidad que no quieren dejar pasar.

Y, por eso, se esforzarán más, si cabe, por lograr hacer bien las cosas. 

 

Están más predispuestos a aprender

A la hora de aprender, mostrarán mayor predisposición, porque tienen prisa por adquirir experiencia y así poder mejorar cuanto antes sus condiciones laborales.

 

Son más flexibles

Por otro lado, suelen estar más comprometidos y ser más flexibles a la hora de adoptar distintos roles dentro de la empresa, poniendo menos pegas en cuanto a tipos de tareas, horarios o turnos y, estando dispuestos a asumir los peores porque saben que, de alguna manera, es lo que les toca.

 

Aportan ideas frescas

También suelen venir con nuevas ideas o conocimientos más actualizados que, si tú no eres de esos que piensa que las cosas se deben hacer de determinada forma, sólo porque es la forma en que siempre se han hecho, podrás beneficiarte de ello.

 

No están viciados por experiencias anteriores

Otra cosa que te puede venir bien es que, al no tener experiencia previa. Por lo que, en principio, te será más fácil formarlos en función de lo que tú crees que más beneficia a tu negocio.

 

Tu coste es más bajo al principio

Y, por supuesto, te puedes beneficiar en lo referente al coste del empleado. Porque por regla general, sus exigencias en cuanto a lo que debe cobrar, suelen ser menores que las de otro que ya tuviera experiencia.

Entre otras cosas, porque se sabe sin conocimientos suficientes y, además, sus necesidades económicas no son tan altas todavía.

Que esto no significa que puedas pagarle por debajo de lo que marca la ley. Pero seguramente pondrá menos pegas a cobrar el sueldo mínimo, que las que te pondría cualquier otra persona que ya tuviera algún tipo de experiencia previa.

Y todo esto, sin olvidar que casi con toda seguridad, podrás acceder a subvenciones o bonificaciones fiscales, que siempre son una ayuda.

 

Los Contras

En cuanto a lo que respecta a las contras:

 

Su curva y coste de aprendizaje es mayor

Lo primero que te vas a encontrar es que, su curva de aprendizaje es muchísimo mayor.

Y eso te obligará a ti o a cualquier otro empleado tuyo, a dedicarles un tiempo que, mientras no es capaz de funcionar de manera autónoma, no vais a poder dedicar a otras tareas.

Al menos no con la misma disposición que si no estuviera.

Además, es casi seguro que vas a tener que invertir en formación especializada. 

Y la suma de estas formaciones y del tiempo que le dediquéis mientras adquiere experiencia suficiente, hace que se aumenten los costes de esta persona.

Que es algo con lo que la mayoría de los empresarios no cuenta, porque se fija básicamente en la nómina y la seguridad social que deben pagar por él.

 

Falta de madurez

Por otro lado, su falta de madurez profesional hace que su manejo de las situaciones de crisis las afronte peor, pues no tiene ni la capacidad necesaria para resolver problemas con eficacia, ni la experiencia en determinadas situaciones.

 

Cometen más errores

También es normal que cometan más errores que los que cometería alguien con experiencia. Lo cual has de asumir que generarán costes añadidos que deberás sumar a los de su capacitación.

 

No tienen contactos

Y, a excepción de algunos casos, es más que habitual que su falta de experiencia y conocimientos del sector, haga que no cuente con contactos suficientes que, en determinados casos podría llegar a ser una desventaja.

 

Puede que lo infrautilices

Y, por último, puede que debido a su falta de experiencia y soltura en algunas situaciones, cayeras en el error de pensar que te cuesta demasiado trabajo enseñarle.

Y, entonces, empieces a infrautilizarlo pidiéndole que haga tareas más típicas de un «correveydile», que lo único que te aportaría es desaprovechar las más que seguras bondades que pudiera tener.

Que esto puede ser porque, a la hora de contratarlo, o bien no hubieras determinado claramente lo que necesitabas, o bien que no hicieras una buena selección, o bien que hubiera sido un compromiso. 

 

Conclusiones

Ya para ir finalizando con este tema, hemos de ser realistas y asumir que, cuando cualquiera entra en el mercado laboral, es evidente que lo hace sin absolutamente ningún tipo de experiencia.

Porque aunque se haya tirado un porrón de años frente a los libros, estudiando para aprender cómo ejercer una profesión, la realidad es que a la hora de la verdad y, en el día a día de un trabajo, tanta teoría no le va a servir de mucho.

Que sí, que los estudios dan la base. Pero, si obviamos los conceptos más específicos y técnicos que les vayan a hacer falta, el resto no es más que paja.

Y, además, las prácticas que hacen, si es que las hacen, tampoco suele tener mucho que ver con el trabajo para el que inicialmente se han estado formando. Al menos no en todos los casos.

Sin embargo, sólo hay una forma de que todas esas personas que no tienen experiencia puedan adquirirla. Y es, que alguien confíe en ellos y los contrate.

Y aquí es donde entras tú. Pues quizá el puesto que necesitas cubrir sea la oportunidad que muchos están buscando. Y, de paso, puedas beneficiarte tú y beneficiar a tu empresa.

Porque, aunque los contras son muchos y, muy serios algunos de ellos, también es verdad que el futuro es de los jóvenes. 

Y si haces una buena reflexión de cuáles son tus necesidades, lo que en un principio podría parecer que es un freno, quizá sea el revulsivo que necesita tu empresa.

Así que, haz un buen análisis de tus necesidades y toma la decisión más acertada.

Y si crees que con lo que te he contado todavía no lo tienes claro del todo y, quieres que te ayude, ponte en contacto conmigo a través del formulario de la web y vemos si yo podría ayudarte.

 

Y ya está. Espero que esto que te he contado te parezca realmente interesante y, si es así, échame una mano a hacérselo llegar a más gente y compártelo en tus redes sociales.

Y si quieres, te invito a que me dejes un comentario y me cuentes si tú has contratado alguna vez algún empleado sin experiencia, y cómo te ha ido.

 

Hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La Escuela de Negocios Perfectos ha abierto sus puertas

¡Aprovéchate de la promoción de lanzamiento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete si quieres recibir más contenido como este en tu email!

Accede a tu cuenta

250_NegroMenta_Logo Negocios Perfectos

Aprende a delegar eficazmente

Introduce tu nombre y tu correo para acceder a la lección GRATUITA

¿Te vas porque no tienes tiempo?

Mejorar como empresario te va a llevar apenas unos minutos

Échale un vistazo a la lección gratuita para aprender a delegar y libérate para mejorar tu capacitación, para descansar, o…

¡para lo que quieras!

¡Quiero apuntarme al taller!

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.