¿Cuántas veces has llegado a tu casa después de muchas horas de estar trabajando, y has tenido esa amarga sensación de que aunque has trabajado mucho no has avanzado nada?

¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo aquello de…»no he parado de trabajar en todo el día, pero parece que no he hecho nada?

Si tú tienes esa sensación, o te dices esa afirmación más veces de las que deberían ser «normales».

Entonces tienes un problema de productividad.


Verás…

Esta es una sensación bastante incómoda que vivimos los empresarios constantemente.

Porque cuando se es empleado, aunque puede que hayas sentido lo mismo, se te suele pasar muy rápido.

Ya que por regla general -y en su gran mayoría-, los empleados cobran su nómina por el tiempo que están trabajando, y no por las cosas que hacen.

Sin embargo, a ti como empresario no te cuentan las horas que estás activo, y por contra, sí lo que consigues mejorar o hacer avanzar tu empresa.

Por eso, si un empleado no es productivo es «solo» una cuestión de rentabilidad.

Pero si un empresario no es productivo, es un problemón.

De ahí la realidad de que un empresario no tenga que trabajar más horas que los demás.

Ni que tampoco tenga que llegar el primero a la empresa y marcharse el último.

Porque no es cuestión de trabajar más, sino de trabajar mejor.

Y si tú eres capaz de hacer tu trabajo en 2 horas, ¿para qué vas a trabajar 10 o 12?

Más allá de que quieras usar esas horas para seguir mejorando la empresa, en lugar de estar por ahí con tu familia o amigos.


Yo era de esos que cuando llegaba a su casa tenía sensación de desazón.

Bueno, aún lo soy de vez en cuando, pero supongo que será porque no todo pueden ser días buenos.

La cuestión es que llegó un momento en que ya no podía seguir así.

No, si quería que mi empresa llegara más allá de darme un sueldecillo.

Así que me puse a investigar los motivos y posibles soluciones, y la verdad es que lo encontré enseguida.

Yo también tenía un problema de productividad.

Así que paré el mundo y me puse a trabajar para solucionarlo.

Y si tú eres como yo, que en su momento no tenía ni idea de qué era eso de ser productivo, pues te dejo la definición para que lo tengas claro…

«La productividad es la capacidad de generar más y mayores resultados, en lo que sea que vayas a hacer, pero en la menor cantidad de tiempo y con el menor esfuerzo posible».

O dicho de una forma más de tú a tú…

«Ser productivo significa hacer lo que quieres -o tienes que- hacer y que te salga como tú habías planificado o incluso mejor».


¿Y qué es lo que hace falta para ser productivo?

Porque todo esto está muy bien, pero lo que tú quieres saber es cómo se consigue, ¿no?

Pues mira, la verdad es que conseguirlo depende básicamente de que hagas determinadas acciones que seguro que estarás harto de escuchar.

Aunque por el motivo que sea no pones en marcha.

Pero tanto si te gusta, como si no, son estas, y hasta que no pongas acción va a ser realmente complicado que logres la productividad que puede que desees.

1. Tener unos objetivos bien definidos y muy claros
2. Utilizar un sistema fiable de organización personal
3. No dejar nada al azar. O sea, PLANIFICAR
4. Dedicarte a lo que es importante

En realidad hay unas cuantas cosas más, pero dependerán del momento en el que estés con respecto a tu empresa.

Pero estas 4 son las principales.

Y si las sigues, te aseguro que notarás un cambio espectacular.


Y en el caso de que te pase como me pasaba a mí, que me costaba ponerlas en mi vida porque aunque entendía el significado de cada una, no era capaz de realizarlas porque no tenía muy claro cómo hacerlo.

No te preocupes, porque te lo voy a ir contando todo poco a poco en estos emails.

Así que no te pierdas ninguno.

Y si no quieres esperar y prefieres que te ayude de manera individual a implementar tu sistema de productividad, sólo tienes que contratar una de mis consultorías.
https://negociosperfectos.net/consultoria/ 


Disfruta del día!

Rafa Valero

P.D. – Releete este email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *