Trucos para vender más

Trucos para vender mas

De entre todas las habilidades que debes dominar como empresario, una de las más importantes, por no decir la que más, es la de saber vender.

Sin embargo, también es verdad que llega un momento en que a uno se le acaban las ideas para seguir incrementando la facturación.

Por eso, hoy te voy a hablar siete trucos psicológicos para vender, que si aún no los estás aplicando, deberías planteártelo bien en serio, porque te pueden ayudar mucho a aumentar tu negocio.

 

 

 

No te limites a las técnicas de toda la vida

Llega un momento en la vida de toda empresa, en la que por motivos que uno no siempre termina de comprender, las ventas se estancan.

Y que se estanquen cuando tu nivel de facturación ya te permite vivir relajado, pudiendo pagarlo todo y quedándote además un sobrante para los momentos difíciles, pues aún tiene un pase.

Pero que se estanquen cuando la facturación aún no te da para cubrir todos los gastos, o apenas te da lo justo para cubrirlos, pues ya es algo más preocupante.

Y es que, la capacidad de venta de tu empresa no puedes limitarla exclusivamente a las acciones comerciales basadas en las técnicas de venta de toda la vida, porque entre otras cosas, los mercados evolucionan, la competencia cada vez es más numerosa y los clientes también son cada vez más complicados de convencer.

Y aunque comercializar un producto o servicio excelente es, evidentemente, un punto a tu favor, no creo que sea necesario que te recuerde que si no eres capaz de vendérselo a nadie, de poco te va a servir.

 

Trucos psicológicos para vender más

Por eso, hoy voy a hablarte de 7 trucos psicológicos de venta, que si los aplicas en tu estrategia comercial, estoy seguro de que te va a ayudar muchísimo, no sólo a llegar a más clientes, sino que también te ayudará a incidir más en sus mentes.

 

Truco #1 – Utiliza precios psicológicos

Y el primero de estos trucos que deberías implementar desde ya, si es que aún no lo estás haciendo, es el de utilizar los precios psicológicos, que son aquellos cuyas terminaciones son 5, 7, o 9, y que los vemos más habitualmente en supermercados y similares.

Y es que, cada vez más estudios de marketing demuestran que las personas somos más propensas a comprar productos cuyos precios terminan en uno de estos números.

Y esto es porque por regla general solemos anclarnos con más facilidad en la cifra por la que empiezan los precios, y al aplicar este método, se da a entender que el precio es más económico cuando la realidad es que puede que la diferencia sea apenas de un céntimo.

Y aunque muchos empresarios deciden no utilizar esta técnica porque tienen la sensación de que están engañando al cliente, lo cierto es que eso no es así, porque al fin y al cabo se sigue vendiendo al mismo precio y simplemente se trata de hacer un reclamo llamativo.

Así que mi recomendación es que te lo plantees en serio y empieces a revisar los precios de tus productos o servicios. 

Y si por cualquier motivo te sientes agobiado al hacerlo, pues en lugar de cambiarlos todos a la vez, haz la prueba sólo con uno, y si resulta que aumentas las ventas, pues ya sabes lo que tienes que hacer con todos los demás.

 

Truco #2 – Regala algo

Otro truco que funciona muy bien es el de dar algo gratis. 

Que aunque quizá ahora estés pensando que de todo lo que comercializas no hay nada que puedas dar gratis, estoy seguro de que si le das un par de vueltas al tema encontrarás algo que te podrá servir para aplicar esta técnica.

Ya que, en realidad tampoco es necesario que debas entregar nada físico, y según el tipo de negocio que dirijas quizá baste con un manual práctico, una pequeña formación, o cualquier otra cosa que tenga que ver con tu negocio.

Y es que esta técnica funciona, porque las personas solemos estar muy dispuestos a dejamos llevar por cantos de sirena. 

Y no hace falta que te diga que no hay canto de sirena más potente que aquel que dice que te van a dar algo a cambio de nada, o de casi nada.

Así que empieza a darle vueltas al tipo de regalo que puedes entregar a tus clientes potenciales, y ponte a ello.

Aunque ten en cuenta que aquello que decidas dar gratis a tus clientes, debe ser verdaderamente útil para ellos, porque sino, no lo valorarán como corresponde, y entonces es probable que no sólo no surta el efecto que buscas, sino que, encima, puede que se vuelva en tu contra.

 

Truco #3 – Usa la urgencia y la escasez

Otro truco que deberías implantar cuanto antes, es aquel que tiene que ver la urgencia y la escasez. 

Y es que, está demostrado que el valor de las cosas se incrementa o disminuye en función de la abundancia o escasez que haya. De manera que a mayor escasez, mayor es el valor percibido, y también mayor es el deseo que despierta entre los clientes potenciales.

Que un ejemplo clásico de la escasez, es cuando se indica en las comunicaciones que hay un número limitado de productos, o de asientos, o de lo que sea.

Y en el caso de la urgencia, que la oferta esté limitada, por ejemplo, a una fecha o una hora concreta.

Pero lo mejor de esta técnica es seguramente, que esta funciona porque, en realidad, para vender más no hay que dar un motivo para que te compren, sino que sólo hay que dar un motivo para que te compren ahora.

Aunque es importante que no te inventes la escasez, o como mínimo que no se note que no existe, porque sino pierde todo el poder psicológico y generaría desconfianza para el futuro.

 

Truco #4 – Aprovecha los sentidos de las personas

Otro truco que aunque requiere de mayor elaboración también resulta bastante efectivo, es el de aprovechar conscientemente los sentidos de las personas para inducirlas a la compra.

Y a lo que me estoy refiriendo en este caso en concreto, es al uso de los colores, la iluminación, y los olores.

En lo que tiene que ver con los colores, y basándonos en que las personas solemos asociarlos con conceptos, lo primero de todo que has de hacer, es asegurarte de que los que utilices para tu marca sean aquellos que mejor transmitan su esencia.

A parte de esto, también deberías utilizarlos inteligentemente para reforzar aquello que quieres comunicar sobre cada uno de tus productos. 

De manera que si lo que quieres, por ejemplo, es transmitir elegancia, pues quizá deberías utilizar colores como el negro, el plata o el dorado. Y si lo que quieres es transmitir seriedad, pues utilizar, por ejemplo, un azul oscuro.

Y esto tienes que aplicarlo tanto al empaquetado de los productos, como a los locales y estancias.

Con respecto a la iluminación, lo que tienes que hacer es utilizarla, no sólo para iluminar suficientemente las estancias, sino que también, has de usarla para resaltar o dar valor a aquellos productos que más te interese vender o que tengas en promoción.

Y por último, tenemos el tema del olor, que es con diferencia el sentido más poderoso de todos, porque es capaz de posicionarse más fácilmente en la mente de los clientes y, por ello, es perfecto para asociarlo a una marca, a un producto, o a un lugar en concreto.

Y eso sin contar con que puedes fomentar el consumo de ciertos productos gracias al uso de determinados aromas, como por ejemplo el olor de pan caliente o café para despertar el apetito.

 

Truco #5 – Cámbiale el nombre a tus productos o servicios

Otro truco que en su base es muy simple, pero que requiere de un poco de imaginación, es el de cambiarle el nombre a los productos o servicios, por otros nuevos, e incluso hasta extraños.

Es decir, que de lo que se trata es de que cojas esos productos o servicios que ya conocen de sobra tus clientes, y les hagas un pequeño cambio al envoltorio, a la presentación, o a lo que sea, y después les cambies el nombre por uno bastante diferente y de hecho, cuanto más rimbombante mejor.

Y es que, cuando ya llevas mucho tiempo vendiendo lo mismo y del mismo modo, llega un momento en que venderlo ya se convierte más en una odisea que en un trámite.

Y entonces no te queda más remedio que inventártelas de donde no las hay para conseguir una venta.

Y en estos casos, algo que a priori puede parecer tan simple como cambiarle el nombre, se convierte en una estrategia con más que buenos resultados.

Aunque también es verdad que corres el riesgo de que si no lo haces medianamente bien, los clientes acaben diciendo que esto no es más que el mismo perro, pero con distinto collar.

 

Truco #6 – Cuenta historias

Otro truco que más que un truco debería incluirse dentro de las técnicas básicas de venta, es el de rodear la venta con una historia.

Es decir, que de lo que se trata es de relatarle al cliente al que queremos venderle, cómo alguien similar a él consiguió los resultados que quería gracias a adquirir el mismo producto o servicio por el que él está interesado.

Que lo que se pretende con esto, es que el nuevo cliente pueda, por ejemplo, reducir el típico miedo que da equivocarse ante la compra de algo por primera vez. 

Aunque tampoco te puedes emocionar y montarte aquí una historia increíble, porque nunca se sabe con qué respuesta te puede salir el cliente, y has de estar preparado para demostrarlo si fuera necesario.

 

Truco #7 – Genera curiosidad

Y el último truco del que te voy a hablar hoy, es uno que aunque está hartamente utilizado por infinidad de empresas, sigue siendo uno de los más potentes y efectivos a la hora de promocionar cualquier cosa.

Y me estoy refiriendo en concreto al de generar curiosidad para llamar la atención.

Que esta curiosidad puede aplicarse de muchas formas distintas, según aquello que vendas o quieras promocionar.

Como por ejemplo, usando preguntas relacionadas con el interés del público objetivo al que se dirige el mensaje, del estilo de ¿quieres saber cómo adelgazar 5 kilos en un mes y sin pasar hambre?

O también, usando términos específicos en los textos o argumentos de venta como por ejemplo: “secreto”, “increíble”, “nuevo”, etc.

Aunque eso sí, debes cumplir con las expectativas que despiertes con lo que transmitas si quieres que esto sea efectivo de verdad.

 

Conclusiones

Y ya está, estos son los 7 trucos psicológicos que puedes empezar a implementar desde ya para vender más.

Aunque antes de finalizar sí que me gustaría dejarte algo claro al respecto de todo esto, y es que estos trucos no están pensados, ni mucho menos, para que engañes a tus clientes. 

Sino que, de lo que se trata, es de que te sirvan para aprender a presentar aquello que vendas de una manera algo diferente y mucho más atractiva, y te aproveches de paso, de algunos de los factores que más influyen en las decisiones de compra.

Que si tenemos en cuenta que el 95% de estas decisiones parten de nuestro subconsciente, no es plan de dejar pasar las oportunidades que ello nos proporciona.

 

Ya para despedirme, me gustaría recordarte que si estás pensando en darle un empujón hacia adelante a tu empresa, pero no estás seguro de qué pasos has de dar, puedes contar conmigo.

Solicítame una sesión estratégica gratuita y sin compromiso, para que podamos charlar y me cuentes cuál es tu proyecto y qué es lo que quieres conseguir, y así valorar si yo soy el mentor adecuado para que lo consigas.

 

Si te ha gustado este artículo y crees que podría servirle a otras personas, échame una mano a hacérselo llegar compartiéndolo en tus redes sociales.

Y te invito a que me dejes un comentario y me cuentes qué tácticas utilizas tú para incrementar tus ventas y cómo te están funcionando.

 

hasta la próxima.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a la newsletter si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¿Quieres aprender a delegar?

Si la falta de tiempo es la razón por la que no te estás formando todavía, accede SIN NINGÚN COMPROMISO al curso para aprender a delegar

Accede a tu cuenta

Logo Negocios Perfectos azul verde

Aprende a delegar eficazmente

Introduce tu nombre y tu correo para acceder a la lección GRATUITA

¡Quiero apuntarme al taller!

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.