La Vision personal

La Visión personal

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Objetivo Negocios Perfectos
Objetivo Negocios Perfectos
La Visión personal
/

Hace un tiempo te conté qué era la Misión personal, y hoy le toca el turno a la Visión personal.

Porque todo empresario o emprendedor sabe, o debería saber, que para que una empresa pueda asentarse y funcionar realmente bien, esta debe fundamentarse, en una Misión, una Visión y unos Valores. 

Sin embargo, no todos saben que para que esa Misión, Visión y Valores funcionen correctamente, él también debe tener los suyos a nivel personal.

Entre otras cosas, porque si no se sabe por qué y para qué se lucha difícilmente se conseguirá.

 

La necesidad de la Visión personal

Cualquier persona, sea empresario o no, debería tener un por qué lucha, un para qué lucha, y unos valores con los que regirse en su vida.

Y, de hecho, la mayoría de las personas los tienen, aunque de una manera muy interna y raramente puestos por escrito.

Lo que pasa es que, en el caso de los empresarios, esto que en principio podría parecer una chorrada, tiene una importancia altísima.

Porque es la forma de determinar claramente cuál es el futuro que deseas.

Y sin ella, da igual lo potente que sea tu misión, o lo motivado que puedas estar, porque difícilmente llegarás a ningún lugar.

Y no llegarás simplemente porque no lo habrás definido previamente.

Para que lo entiendas mejor, es como si te montas en un taxi y le pides al chofer que te lleve a un lugar mejor que en el que estás.

Que seguramente conseguirás que el taxista te mire extrañado y te insista en que si quieres que te lleve allí, tendrás que darle una dirección real.

Y eso es a grandes rasgos lo mismo ocurre con la visión personal.

Que para llegar a cualquier sitio antes necesitas saber cuál es ese sitio y visualizarlo, porque sino, no llegarás por mucho que corras.

 

La Visión personal es la parte materialista de esta historia

Supongo que ya te has dado cuenta que la visión personal es sobre todo materialista.

Y que al definir para qué vas a hacer todo lo que vas a hacer, te facilita el determinar qué es lo que necesitas para alcanzarlo.

Por eso, si no tienes una visión personal, te va a resultar muy complicado, por no decir imposible, marcar una visión comercial a tu empresa.

Que aunque sí es posible que logres el éxito empresarial sin ella, difícilmente podrás llegar a desarrollar un negocio que de verdad te merezca la pena.

 

Un ejemplo para que lo entiendas mejor

Un ejemplo de visión personal podría ser el siguiente:

“Dentro de 5 años voy a estar viviendo con mi pareja y mis hijos en un chalé de al menos 300m2 con piscina. 

Nuestra situación económica estará completamente saneada porque los ingresos mensuales que estaré recibiendo de mi empresa superarán los 10.000€. 

Y, además, saldremos como mínimo una semana de vacaciones cada 3 o 4 meses.

 

En este ejemplo queda patente que la Visión personal no consiste en aportarle nada a nadie, ni tampoco ser profundo de ninguna manera.

Simplemente se trata de definir un para qué luchas cada día.

Aunque eso sí, para que tenga sentido y funcione, esta ha de ir en consonancia con tu Misión personal y ser lo suficientemente motivante para que cuando los baches del camino te zarandeen, no quieras apartarte de él.

Porque si seguimos con el ejemplo de vivir en el chalé…

Si para ti vivir en esa casa tan grande y con piscina no es importante, a las primeras de cambio que se te compliquen las cosas, lo abandonarás.

Y al final tendrás la misma sensación que puede que tengas ahora, en la que por mucho que haces no consigues lo que quieres.

Y es que a ti quizá te motivan más las cosas menos relacionadas con el dinero, y más con el poder o el estatus social.

Que entonces deberías crear la visión en esa línea. Algo más del estilo:

“En 5 años voy a ser el profesional de mi sector más reconocido de España”,

O, “en un máximo de 10 años voy a estar sentado en la misma mesa que los grandes banqueros del país”

 

La Visión personal como base para crear tu empresa

Al final, sea como sea, la Visión personal te tiene que mover a trabajar por convertir tu empresa en un vehículo capaz de llevarte hasta donde quieres.

Ya sea ganar mucho dinero, tener una casa gigantesca, o vivir dando conferencias por todo el mundo.

Y gracias a saber a dónde quieres llegar, vas a poder construir un negocio que te lo permita.

Porque como ya comenté en una entrada anterior, si lo que quieres es vivir en un pisito, tener un coche de gama media y salir de vacaciones 15 días al año, puede que te baste con una tiendecita de barrio.

Pero si lo que quieres es el chalé de 300m2 con piscina, y salir de viaje una semana cada 3 o 4 meses, seguramente una tiendecita no será suficiente y deberías enfocarte más en crear una cadena de tiendecitas de barrio.

O si hablamos de vivir dando conferencias por el mundo, probablemente tu negocio no debería enfocarse en una empresa de barrio.

 

Si tu visión es la de cruzar el Atlántico en un barco en solitario, lo que necesitas es un velero y no una lancha de paseo.

 

Cómo definir la Visión personal

Llegados aquí supongo que estarás pensando que todo esto está genial, pero que lo que tú quieres es saber cómo se crea una visión, ¿verdad?

Y la respuesta más simple que te puedo dar es: reflexionando sobre lo que quieres.

Lo que pasa es que muchas veces no obtenemos respuestas no porque no saberlas, sino porque no sabemos hacernos las preguntas adecuadas.

Así que te voy a dar las preguntas que te tienes que hacer, y los pasos que has de dar, y tú te encargas de poner las respuestas.

 

Primer paso: Tu lista de deseos

Lo primero de todo es dar rienda suelta a tu imaginación y soñar como no lo has hecho nunca.

Y lo que vas a hacer, es lo que denominaremos tu lista principal de deseos.

Para ello, imagina a lo grande como si no hubiera nada imposible, y haz una lista con todo lo que se te ocurra que quieres ser, hacer, tener o experimentar en los próximos 10 años.

Y no te pongas límites ni en importancia, ni en tamaño, ni en precio.

Ni tampoco en el tiempo, la habilidad o el talento que necesitarás para lograrlos. 

Y que te de igual también, si lo que deseas es una nimiedad o una exageración tan grande que incluso te da verguenza escribirlo.

Si quieres tenerlo, hacerlo, serlo o experimentarlo, ¡apúntalo!

Y no pares de escribir hasta que te sientas verdaderamente vacío. 

 

Segundo paso: Prioriza lo listado

Una vez que tienes esta lista, lo segundo que tienes que hacer es priorizarla.

Es decir, coge cada uno de esos deseos que has anotado y sin preocuparte por la exactitud, pon junto a cada uno de ellos un 1, un 3, un 5 o un 10, según los años que crees que vas a tardar en conseguirlo.

(A todo aquello que encuentres muy difícil, ponlo directamente a 10 años)

 

Tercer paso: Divídelo en listas

Lo siguiente es dividirlos en listas por años.

Es decir, crea una lista para los deseos a 1 año, otra para los deseos a 3 años, y así sucesivamente.

 

Cuarto paso: Redacta tu Visión personal

Y por último, le toca el turno a la redacción de la Visión personal.

Para ello, coge las listas a 1, 3 y 5 años, releelas, y en función de lo que has anotado redacta en pocas frases qué es lo que quieres conseguir.

Para ayudarte, puedes contestarte a ti mismo, por ejemplo, a:

  • ¿Dónde me gustaría encontrarme dentro de 5 años?
  • ¿Cómo me gustaría verme? ¿Estaré delgado y en forma?
  • ¿Dónde estaré viviendo? ¿Cómo será mi casa?
  • ¿Qué clase de negocio o trabajo tendré?
  • ¿Cómo será un día en mi vida?
  • ¿Qué habilidades tendré?
  • ¿A qué dedicaré el tiempo libre?
  • ¿A dónde viajaré?
  • ¿Cómo serán mis vacaciones?
  • ¿Cuánto dinero tendré?

 

Quinto paso: Refuérzalo con tus modelos

Con todo esto ya te valdría para poder crear tu propia visión personal y tener un para qué de peso que te permita saber hacia dónde has de remar.

Pero si quieres, una forma de reforzarlo es a base de modelos.

Es decir, que elijas 2 o 3 personas que vivan o hayan vivido el estilo de vida que tú quieres vivir, que hayan conseguido lo que tú deseas conseguir, y/o que hacen lo que a ti te gustaría hacer.

En este caso, da igual que sean personas reales, históricas o incluso ficticias.

Pero es importante que encuentres personas que lo hayan logrado para que puedas fijarte en cómo lo han hecho.

Por lo tanto lee, investiga y estudia todo lo referente a ellos, pues eso te ayudará a motivarte para conseguirlo tú también.

Porque si alguien lo ha logrado es porque es posible hacerlo y entonces tú también podrás.

 

Conclusión

Y hasta aquí lo que quería contarte hoy. Espero que con esto puedas crear una visión personal que te motive lo suficiente para pelear en el día a día.

Que ya verás cómo gracias a tenerlo bien claro, marcarte objetivos será mucho más fácil, y todo lo verás de un modo más lógico.

 

Antes de despedirme, me gustaría recordarte que si estás en un punto en el que tu empresa no marcha como quieres y no sabes por qué. 

O sí que lo sabes, pero no tienes muy claro cómo solucionarlo.

Puedes contar conmigo.

Solicítame una reunión completamente gratis y sin ningún tipo de compromiso, para que me cuentes en qué situación estás y qué es lo que quieres conseguir, para que valoremos cómo puedo ayudarte.

 

Hasta la próxima

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete al blog si quieres recibir más contenido como este en tu email!

¡Quiero apuntarme al taller!

Accede a tu cuenta

¿Quieres saber cómo marcar objetivos que se cumplan?

Descárgate la GUÍA PARA MARCAR OBJETIVOS y aprende paso a paso cómo marcarlos y cómo crear el plan de ejecución necesario, para que conseguir aquello que te propongas sea más fácil.